La Verdad

Tributo al padre de 'Cartagena Histórica'

Ángel Márquez Delgado sigue en el recuerdo.
Ángel Márquez Delgado sigue en el recuerdo.
  • Resulta difícil expresar profundos sentimientos cuando se pierde para siempre un amigo. Hace años que Ángel Márquez ya no está entre nosotros, pero esta semana me he acordado mucho de él

Ángel fue hijo y nieto de panaderos de la Calle de las Beatas. Tras su infancia y apenas terminados sus estudios, decidió vocacionalmente dedicarse a lo que siempre había soñado: ser piloto de aeronaves. Tras innumerables dificultades consiguió ser aviador sin pasar por la Academia General del Aire; cursó estudios de piloto civil en Salamanca y fue sumando las horas necesarias para poder acceder a un coto casi cerrado, el de las compañías aéreas, donde pudo llevar a cabo una exitosa carrera en la aviación civil y en el mundo sindical dentro del Sepla. Fue famoso por su enorme actividad profesional, por su tenacidad en buscar su verdad y por su carácter misceláneo y multiforme: Ángel era el comandante, el sindicalista, el procesionista, el investigador incansable, el republicano convencido, el cartagenero ilustre y, ante la sorpresa de propios y extraños (sus cosas nunca pasaron desapercibidas), el editor de libros y revistas de tema histórico y literario.

Para pilotar esta nave vital siempre contó con la colaboración indispensable de su familia, representada en primer lugar en la figura de su compañera constante, Maribel, esposa, pero ante todo colaboradora infatigable a la vez que impulsora de numerosos proyectos que alentaba febrilmente; y más tarde la de su hija Eva y su yerno Johan, que junto a sus nietos son la esencia de su legado y continuidad.

A todo lo anterior se suma el amor por su ciudad y por su historia. A ello le dedicaba tiempo, interés, ganas, entusiasmo, conocimiento y algo que no poníamos lo demás: dinero.

Revista de categoría

Fruto de este amor por y para Cartagena fue la creación de la revista Cartagena Histórica, convertida en el eje vertebrador de la historia de la ciudad y fue considerada por los expertos en la materia como, el mayor proyecto de historiografía local que se había conocido en España.

Pero no solo fue la revista. Paralelamente, la editorial Aglaya, fundada por él y desarrollada por sus hijos, se constituyó en un auténtico foco de cultura y lugar de encuentro de autores, lectores y amantes en general de la historia de Cartagena.

Un instrumento al servicio de los investigadores en donde se daba a estos la posibilidad de tener un ente que sirviera de base para facilitar su labor investigadora, a la vez que una plataforma común para constituir una especie de 'generación' en torno a la editorial Aglaya y a 'Cartagena Histórica': la idea fue siempre que la sociedad cartagenera pudiese conocer a través de conferencias y jornadas de divulgación histórica a los autores de los libros y artículos que la editorial iba publicando.

Este poder aglutinador sobre distintas personas con diferentes ideologías y formas de trabajar, e incluso con distintos niveles de formación lo ejercía con magníficos resultados Ángel. Aquí radicaba unos de los factores de su personalidad: su capacidad sinérgica para confluir voluntades y personas que de no haber sido por él quizás nunca se hubiesen conocido.

Lamentablemente, tras su fallecimiento, la continuidad de la editorial y de la revista fue imposible mantenerla y por lo tanto desapareció.

Desde entonces y hasta ahora, quedó una deuda con Ángel, encontrar una fórmula para que su amada revista 'Cartagena Histórica' tuviera una segunda oportunidad, y por fin esta semana se ha encontrado.

El pasado jueves el Archivo Municipal de Cartagena estrenaba su nueva web responsiva (adaptada al tamaño de cualquier dispositivo digital) presentando como una de sus novedades la reedición de los 257 artículos de la 'Cartagena Histórica' de Ángel Márquez, ahora en formato digital, uniendo el inicio de una segunda etapa en forma de artículos inéditos que tanto demandan investigadores, historiadores y seguidores de la historia de nuestra ciudad.

Bajo las mismas premisas marcadas por la anterior línea editorial esta nueva etapa de 'Cartagena Histórica' quiere ser una continuidad en cuanto a la presentación y el punto de equilibrio entre los temas y enfoques más populares y la calidad historiográfica.

Buscando ser una plataforma abierta de encuentro para escritores e investigadores en donde se puedan dar a conocer los resultados de sus trabajos, sin despreciar ningún tema y acontecimientos que han marcado especialmente la historia de Cartagena.

Todo ello se puede ver en http://archivo.cartagena.es/, y estoy seguro que allá donde se encuentre mi amigo se sentirá orgulloso de la continuidad de la revista que fundó, pues como dijo San Agustín:

«La muerte no es nada, sólo he pasado a la habitación de al lado. Yo soy yo, vosotros sois vosotros. Lo que somos unos para los otros seguimos siéndolo».