La Verdad

Lhicarsa compra 300 cubos para reponer los quemados

Restos de la quema de contenedores en Jiménez de la Espada.
Restos de la quema de contenedores en Jiménez de la Espada. / P. S. / AGM
  • El pirómano incendia otros diez contenedores en Pintor Balaca, Jiménez de la Espada, Antonio Oliver, y Almirante Baldasano, además de tres coches

El pirómano buscado por la Policía Nacional desde hace un mes volvió a sembrar el caos en calles del Ensanche ayer de madrugada. Incendió diez contenedores de basura y sus llamas se propagaron a tres coches estacionados junto a ellos. Esta decena se une al centenar que ya han sido pasto del fuego desde principios de año y que ha obligado a la empresa concesionaria del servicio de limpieza, Limpieza e Higiene de Cartagena SA (Lhicarsa), a adquirir 297 cubos, para reponer los quemados en los últimos dos años. El coste de la reposición asciende a 220.000 euros.

El número tan alto de actos vandálicos ha hecho que muchas calles del municipio se hayan quedado sin contenedores suficientes. Esto provoca que los vecinos tengan que recorrer, en algunos casos, varias manzanas para depositar los residuos en los recipientes correspondientes. Esta situación obligó al Ayuntamiento de Cartagena a pedir a Lhicarsa la urgente reposición de los contenedores, pero el problema es que el trámite de solicitud, la fabricación y la colocación tardan varios meses.

Esto ha provocado, a su vez, que en zonas donde hacían más falta, la empresa de limpieza optara por colocar algunos de los más antiguos, de metal. Estos resisten mejor este tipo de actos vandálicos, aunque su reiteración también los inutiliza.

Barrios con más problemas

Algunos de ellos han sido situados en la barriada Virgen de la Caridad, por ejemplo. Estos serán retirados cuando lleguen los de plástico, que será, posiblemente, a lo largo de la semana que viene o la próxima.

«Es algo que nos tienen que aprobar desde Madrid. Hemos pedido una cantidad tan alta, porque son los que necesitamos. Ahora solo falta que las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado cojan cuanto antes a esta persona, para evitar más incidentes», explicó uno de los portavoces de la empresa, Nicolás López.

Los barrios con más problemas son José María Lapuerta, Ciudad Jardín, Barrio Peral y el Ensanche Almarjal. En ejercicios anteriores, también hubo incidentes similares en Los Dolores.

El balance anual ha fluctuado mucho desde 2014, cuando hubo 117 contenedores dañados. En 2015, otro pirómano acabó con 249 depósitos antes de ser atrapado por la Policía Nacional. Y el pasado ejercicio, 161. En los casi cuatro meses que se llevan de este año, el vándalo ya ha quemado 111.

Los diez últimos fueron en la madrugada de ayer. En tan solo quince minutos recorrió cuatro calles del Ensanche. Según fuentes del Parque de Bomberos, comenzó a las 3.15 horas en Jiménez de la Espada, donde prendió fuego a dos cubos de basura orgánica, otro de papel y un cuarto para recipientes y plásticos.

De allí, se fue a la intersección de Pintor Balaca con Tierno Galván y quemó otros dos. Sin dilación, y quizá en un vehículo, se trasladó a la calle Almirante Baldasano, ya en Ciudad Jardín. Ahí ardieron tres más y, muy cerca de allí, en Antonio Oliver, otro.