La Verdad

«Yo no soy nada murciano»

Castejón (derecha), con la Reina, sus damas y peñistas, ante el Palacio Consistorial.
Castejón (derecha), con la Reina, sus damas y peñistas, ante el Palacio Consistorial. / Antonio Gil / AGM
  • El alcalde dice que no pudo variar su agenda para recibir a la Reina de la Huerta: «Hay cosas más importantes»

«El lunes, cuando llamaron, yo tenía la agenda ya completa»; «Yo no soy nada murciano»; y «hay cosas más importantes». Con esas tres frases se despachó ayer el alcalde de Cartagena, José López, para justificar los motivos por los que, según afirmó, ni pudo ni vio razones de peso para hacer un hueco en su planificación de anteayer y recibir, de forma oficial, a la Reina de la Huerta de Murcia y a sus damas.

Según confirmaron a 'La Verdad' fuentes de la Vicealcaldía y el presidente de la Federación de Peñas Huertanas de Murcia, Juan Pablo Hernández, este último colectivo pidió realizar una visita al edificio municipal con un mes de antelación. La Federación pretendía aprovechar el viaje de anteayer a Cartagena para conocer la Asamblea Regional (donde les agasajó la presidenta, la socialista Rosa Peñalver), y también para ir por primera vez al histórico edificio modernista del Ayuntamiento.

Pero, como desde la alcaldía no respondían, se interesaron por teléfono por conocer si al final podrían acudir, a qué hora y qué autoridad les recibiría. Un portavoz de la vicealcaldesa, Ana Belén Castejón (también del PSOE), aseguró que los servicios de la alcaldía avisaron a ésta de que López (de Movimiento Ciudadano) no iba a recibir a las peñas. El motivo es que tenía ya la agenda llena. Entonces, añadieron las mismas fuentes, Castejón decidió hacer de anfitriona. Un portavoz del alcalde negó esta versión y dijo que, para dar una solución, se ofreció a Castejón recibir a la Reina. Indicó que en realidad la petición huertana llegó por escrito el 3 de abril y que dos días después, al ser imposible variar la agenda del alcalde por la cercanía de la Semana Santa y la gran cantidad de asuntos posteriores, se ofreció que fuera Castejón la anfitriona. Aun así, añadieron en el equipo de López, la Vicealcaldía no respondió a las peñas hasta dos días antes de la visita.

«Quedamos muy satisfechos por la simpatía y hospitalidad de la señora Castejón», comentó ayer Hernández. La 'vice' y concejal de Estrategia Económica aprovechó para pedir al festero que mediara para que, en septiembre, una delegación de Carthagineses y Romanos fuera recibida en el Ayuntamiento de Murcia. Y eso hizo ayer Hernández, que arrancó el compromiso a las autoridades de la capital (donde gobierna el PP), porque «las fiestas y tradiciones están para unir a los pueblos por encima de la política».

«Lo pedimos hace un mes»

Frente a esta sintonía y clima de cooperación, López volvió ayer a protagonizar una polémica a cuenta de su visión sobre Murcia, adonde se negó a trasladarse el 9 de junio pasado con motivo de los actos del Día de la Región. A preguntas de este periódico, López (que llegó a proponer cambiar el gentilicio «murcianos» por el de «sudestanos» o «levantinos») dio esta versión: «Yo saludé a la reina de las fiestas de Murcia, en Murcia [hace unos días]. Es una chica estupenda, de 21 años, muy guapa, estudiante de Periodismo. No tuve ningún problema, pero yo tenía una agenda y el alcalde de una ciudad no puede cambiar su agenda porque vengan las reinas de las fiestas de un lado o de otro». Luego, añadió: «El lunes, cuando llamaron, yo tenía la agenda ya completa. Tuve reuniones con mucha gente, algunas personas venían de fuera y no podía decirles que no podía recibirles».

El alcalde, que ha asegurado en distintas ocasiones querer un proyecto común para los 45 municipios de la Región, no dudó en señalar: «Yo no soy nada murciano». Y añadió, restando importancia al acto e insistiendo en que no le avisaron con antelación suficiente : «Hay cosas más importantes. Si hubieran avisado con más tiempo, lo habríamos programado. Pero la agenda ya estaba llena».

El presidente de la Federación de Peñas Huertanas, que vive su semana grande con las Fiestas de Primavera -adonde acuden numerosos cartageneros de la ciudad y de las diputaciones-, trató de quitar hierro: «Ya conocemos la personalidad del alcalde y su lenguaje. No nos pilla de susto. Si dice que tenía su agenda llena, así será. Pero nosotros avisamos con un mes de tiempo. En todo caso, estamos muy agradecidos a Castejón, a Cartagena y a los cartageneros. Y nos brindamos de nuevo a colaborar en todas aquellas actividades para las que nos llamen».