La Verdad

Dos operarios trabajan en la señalización de las obras de la glorieta, en La Palma.
Dos operarios trabajan en la señalización de las obras de la glorieta, en La Palma. / Pablo Sánchez / AGM

La Comunidad quiere arreglar el próximo año la carretera que une La Palma y Torre Pacheco

  • Un sistema de rotondas regulará el tráfico en la F-35 y en la F-36, donde cinco jóvenes murieron en febrero en la colisión frontal de dos vehículos

La construcción de una rotonda en un cruce de la carretera F-36 (La Palma-Torre Pacheco), en la que hubo un accidente con cinco muertos hace dos meses y medio, y en otra en la F-37 (La Aparecida-La Puebla), se ha convertido en una prioridad en cuanto a infraestructuras regionales en la comarca de Cartagena, de cara a 2018. El director general de Carreteras, José Antonio Fernández Lladó, aseguró, durante una visita a una obra en la entrada al Polígono industrial de La Palma, que ya tiene redactado el proyecto del sistema de glorietas e incluso hay un presupuesto de licitación cuantificado en 1,3 millones de euros. «Lo que falta es que la Consejería de Hacienda acepte incluirlo en las cuentas del año que viene. Nosotros lo vamos a intentar», aseveró.

La urgencia de hacer esa obra, adelantando a otras que llevan más tiempo en cartera como una glorieta de conexión con Galifa y El Portús, estriba en la «peligrosidad que tienen esos cruces tan transitados, según Fernández Lladó. El del citado camino con la carretera La Palma-Torre Pacheco está muy próximo al lugar donde ocurrió un accidente con cinco víctimas mortales, el 5 de febrero. El choque frontal de dos turismos causó, además, tres heridos graves. Todos los implicados eran de Torre Pacheco. Ese ha sido el accidente más grave de este año, pero no el último en la misma carretera. El 24 de marzo, tres personas resultaron heridas por el vuelco de una furgoneta con varios ocupantes más.

Fuentes vecinales aseguraron que no hay mes del año en el que no tenga lugar alguna colisión de vehículos en esa carretera, especialmente en la confluencia con los caminos rurales con los que se cruza. El trafico de turismos, que nada tiene que ver con la actividad agroalimentaria que llevó a construir y asfaltar esos viales, es cada vez mayor porque unen las carreteras regionales que salen de Cartagena y cruzan la comarca. Gracias a ellos los vecinos pueden acortar el tiempo de la travesía entre La Palma, La Aparecida, Torre Pacheco y La Puebla o ir a caseríos y las urbanizaciones que hay en esta parte del Campo de Cartagena. La glorieta de la carretera de La Aparecida quedará ubicada en el kilómetro 14 y la del vial que sale de La Palma estará a la altura del punto kilométrico número 4.

El plazo de ejecución de una rotonda simple ronda los seis meses, con lo que la inclusión de las dos en el presupuesto del año próximo permitiría tener solucionado el problema a finales de 2018. «Al estar fuera del casco urbano, no es necesario instalar pasos de cebra ni semáforos que deban ser accionados para regular la circulación y evitar atascos. La intervención es relativamente sencilla», dijo Fernández Lladó.

La ejecución de las obras consiste en crear la plataforma de dos carriles de giro, con sistema de evacuación de agua de lluvia. Después hay que colocar en medio una 'torta' de hormigón de entre 25 y 30 metros de diámetro, para asegurar que los vehículos pesados tienen radio de giro suficiente para no colapsar el cruce.

Este sistema de rotondas no es el único que está previsto. Hay otra más, que llevaba en el olvido casi diez años, en el cruce de la carretera E-22, a la salida de Canteras, con la que lleva a Galifa y El Portús. «Esa obra tuvo que ser anulada cuando comenzaron los problemas económicos de la Administración regional, pero no la hemos olvidado, ha llegado el momento de volver a programarla», dijo Fernández Lladó. También está en cartera la construcción de una glorieta más, en la carretera nacional 332 a su entrada a Los Alcázares. Regulará la intersección con la F-53, que lleva a El Carmolí y a Punta Brava.

Además, entre este año y el que viene está previsto acometer mejoras del firme, muy deteriorado en varias carreteras regionales que comunican Cartagena con sus diputaciones. Está previsto reasfaltar, en todo o en parte, un tramo de la F-35 (Cartagena-La Aparecida), entre la rotonda de la carretera de La Asomada y la entrada a la diputación.

En la travesía que pasa por La Aparecida se pintará un paso de cebra, igual que en el cruce con la carretera F-37, que quedará regulado por un semáforo para peatones. Otros proyectos que están en la lista de la Dirección General, pero que tienen menos prioridad, son el arreglo de la carretera F-36, muy dañada en el segmento desdoblado desde el cruce con la A-30, en dirección Cartagena, las mejoras del asfalto en el segmento hacia La Palma. Es lo mismo que les sucede a la F-37 (La Aparecida-Los Camachos), a la F-39 (Cartagena-Los Camachos), a la F-40 (Los Camachos-La Unión) y a la F-53 (La Aparecida-Los Beatos).

La antigua Nacional 332

Carreteras tiene en su poder un proyecto valorado en más de tres millones de euros para acondicionar, con un ensanchamiento de la calzada, 800 metros de la carretera nacional 332 en el tramo que desemboca en la carretera de Tentegorra, ante el Palacio de Deportes. «Es un proyecto muy costoso y tardará en hacerse realidad», indicó Fernández Lladó.

El Ayuntamiento ha solicitado que se desdoble y arregle toda esa carretera, para crear un verdadero acceso oeste y que se incluya en la actuación la travesía de Molinos Marfagones.

Temas