La Verdad

Concentración de protesta, en La Aljorra.
Concentración de protesta, en La Aljorra. / Antonio Gil / AGM

La Comunidad reforzará el control de las emisiones de Sabic y sus efectos en la salud

  • Medio Ambiente se compromete a medir los residuos de la quema de fenoles y a pedir a Sanidad un estudio del daño que puede causar

La Asociación de Vecinos de La Aljorra ha conseguido que la Comunidad admita que es necesario instalar medidores de las emisiones que Sabic Innovative Plastics y Energyworks SL hacen de los residuos de la quema de fenol y de otros combustibles, así como pedir informes sanitarios oficiales sobre cómo afectan a la salud de las personas. La Administración regional advierte de que ambas plantas tienen permiso para emitir esos productos, pero reconoce que hay que mejorar el control de su presencia en la atmósfera.

Casi un centenar de vecinos de la diputación se concentró ayer por la tarde junto a la estación medidora de emisiones industriales, al lado del centro cívico. Entre sus peticiones está reubicarla más cerca de la planta de fabricación de plásticos. También que tenga capacidad para detectar más compuestos. Así quieren demostrar la alta concentración que hay en la atmósfera en determinados días y su relación con la aparición de casos de cáncer, sobre todo hormonal, entre la población. Un estudio de expertos de la Arrixaca acerca de la existencia de un número exagerado de afectados por este tipo de dolencia en esa zona ha llevado a los vecinos a redoblar su esfuerzo para que la Consejería de Sanidad haga uno oficial. Ayer, se sumó a esta causa la asociación Manos que Cuidan la Tierra, que agrupa a personas de toda la comarca, interesadas en que este tema tenga resonancia nacional.

El objetivo común es que las industrias dejen de emitir restos de bisfenol A, de acetona, de acido clorhídrico, de amoniaco, de aceite térmico, de fenol, de hidrógeno, de metanol y de monóxido de carbono. Su propuesta es que esas sustancias sean tratadas como residuos peligrosos y que la planta use gas natural, menos problemático

Un informe de la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental, elaborado por dos técnicos, dio una respuesta que satisface parcialmente esa solicitud. El secretario de la asociación, Ángel Benzal, lo consideró un primer paso.

«Al objeto de garantizar la protección de la salud se procederá a realizar consulta a la Dirección General de Salud Pública y Adicciones para que, en el marco de sus competencias, analice en su caso la afección a la salud pública derivada de la actividad de las citadas empresas, estando esta dirección general a lo que determine ese departamento», según aparece en las conclusiones del estudio. Esta respuesta llegó casi un año después de que fuera solicitada. «Ahora nos dirigiremos a Sanidad, para que haga ese estudio que pide Medio Ambiente», dijo Benzal.

Por lo que respecta al control de las emisiones, la Comunidad se ha comprometido a instalar sensores de medición del bisfenol. También a estudiar si es posible incluir en la autorización ambiental integrada que está pendiente para las dos empresas la obligación de que realizan un control más exhaustivo y continuo de los niveles de emisión y de inmisión de estos productos e informen de ello públicamente.

La empresa «cumple la ley»

Sabic respondió que desarrolla su actividad «conforme la normativa establecida por la ley» y «sigue estrictamente los procesos y los protocolos establecidos para su vigilancia y cumplimiento». Añadió que «las emisiones de la planta de La Aljorra están dentro de la normativa establecida por la ley y controladas por la Administración». Por último recalcó que «está comprometida a garantizar la seguridad de sus empleados y de sus instalaciones, además de la de sus vecinos y de la comunidad en la que opera».