La Verdad

«El orden nos distingue y debemos cuidarlo»

Ponentes en la mesa redonda sobre el orden.
Ponentes en la mesa redonda sobre el orden. / J. M. R. / AGM
  • Representantes de cuatro agrupaciones punteras reflexionan en una charla de San Juan Marrajo sobre el cuidado y la estética de los desfiles

«El orden hay que cuidarlo, porque es un hecho diferencial de nuestras procesiones». Con esa reflexión arrancó la mesa redonda organizada por San Juan Marrajo sobre 'El orden en las procesiones: patrimonio intangible de la Semana Santa de Cartagena'. La pronunció José Sánchez Artés, penitente de la agrupación organizadora, quien durante una hora compartió reflexiones con destacados procesionistas de otros grupos que tienen como denominador común el cuidado del desfile: Simón Ruiz Ferrer, del Descendimiento; Manuel Salmerón Martínez, de Santiago Apóstol; y Antonio Navarro Súñer, de San Juan Californio.

Los cuatro contertulios coincidieron en que el concepto de orden ha ido evolucionando en el último siglo sin saber con exactitud hasta dónde pueden llegar. Manuel Salmerón destacó como otro signo diferenciador de las procesiones el orden cronológico y Antonio Navarro subrayó la búsqueda incesante de la excelencia en el desfile por parte de agrupaciones como las representadas en el coloquio, cada una con sus rasgos diferenciadores.

«En Sevilla me han dicho que tenemos las mejores procesiones», destacó Simón Ruiz para poner en valor cómo el orden y los otros pilares, la flor y la luz, son valorados en toda España. En esa opinión no coincidió con el representante de San Juan Californio, quien también tiene experiencias contrarias de personas que no han sabido valorar positivamente el desfile acompasado y milimétrico de los tercios.

La «necesaria» participación de los niños en la Semana Santa fue abordada en este acto, así como el «enriquecimiento» que para la procesión ha sido la incorporación de los portapasos. No obstante, Navarro pronosticó que el orden en el desfile se irá perdiendo al constatar entre los niños y jóvenes que se incorporan a esta tradición dificultades para comprender el sentido de la disciplina que ha hecho inigualables a agrupaciones como la suya.