La Verdad

El PSOE ve posible un pacto con C's y Podemos sobre la moratoria en el Mar Menor

  • El diputado socialista Guillamón busca hoy un acuerdo que satisfaga a todas las partes y que no rebaje ni minimice su objetivo: dar un plazo que permita evaluar los riesgos ambientales de nuevas construcciones para la laguna

El PSOE intenta llegar a un acuerdo sobre la moción en la que pide una moratoria urbanística en el Mar Menor con Podemos y Ciudadanos (C's), que han presentado enmiendas. En el caso de la formación naranja, esta excluye de la suspensión a las urbanizaciones que cumplan la legalidad vigente.

Antonio Guillamón, el diputado socialista que hoy va a defender la iniciativa en el Pleno de la Asamblea Regional, dijo ayer que está procurando alcanzar un pacto que satisfaga a todas las partes y que no rebaje ni minimice su objetivo: dar un plazo que permita evaluar los riesgos ambientales de nuevas construcciones para la laguna.

Ciudadanos quiere suprimir la oposición de la Cámara a que se urbanice Cala Reona, Huerta Calesa y San Ginés de la Jara (donde está proyectada la macrourbanización Novo Carthago). También quiere que el Gobierno regional «estudie y tome en consideración» la suspensión cautelar de todos los desarrollos urbanísticos que afecten directa o indirectamente al mar Menor, y dejar fuera los cascos urbanos consolidados.

Podemos ha reclamado que la moratoria establezca los ámbitos de aplicación para modificar y reclasificar suelo, para los desarrollos ya aprobados que no se hayan ejecutado o no hayan cumplido sus planes y programas. También quiere incluir las licencias de obras que supongan un «significativo hormigonado o enlosamiento del solar o parcela».

Los promotores se oponen

También ayer, la Asociación de Promotores Inmobiliarios de la Región de Murcia (Aprim) insistió a los grupos parlamentarios que rechacen la enmienda del PSOE, pues no aporta soluciones y «sí ahuyenta a los inversores». El presidente de Aprim, José Hernández, dijo que esta «paralización» tiene un «enfoque equivocado» y abogó por actualizar los planes generales de los municipios costeros, que llevan una media de tres décadas «sin ser revisados».