La Verdad

El Santa Lucía aplica nuevas técnicas que evitan riesgos en las operaciones de columna

Personal del Santa Lucía, durante una de las intervenciones quirúrgicas controladas por ordenador.
Personal del Santa Lucía, durante una de las intervenciones quirúrgicas controladas por ordenador. / LV
  • El centro sanitario trabaja en el desarrollo de esas nuevas técnicas de control informático, que en 2016 fueron aplicadas con éxito a siete pacientes

El Hospital Santa Lucía está aplicando nuevas técnicas de monitorización durante la realización de operaciones de columna, lo que permite comprobar y prevenir en tiempo real posibles lesiones en la médula. Con ello, se reducen los riesgos de este tipo de cirugías.

El centro sanitario, que pertenece al Servicio Murciano de Salud (SMS), está trabajando en el desarrollo de esas nuevas técnicas de control informático, que a lo largo de 2016 fueron aplicadas con éxito a siete pacientes. Estos usuarios de la sanidad pública tenían que ser operados de la columna y las cirugías llevaban implícito cierto riesgo de sufrir lesiones neurológicas.

Para evitar esas lesiones durante la operación, por ejemplo, al colocar de manera inadecuada un tornillo pendicular se le colocaron al paciente cables en puntos clave del sistema neurológico. A través de estos, se enviaron durante la operación señales de cualquier alteración que se estuviera ocurriendo.

Según informaron fuentes del hospital en un comunicado, a través de esta técnica se puede detectar durante la propia intervención si un tornillo colocado en la columna está irritando alguna terminación nerviosa, lo que provocar dolor en el paciente una vez terminada la operación.

«Estos sistemas de monitorización son muy útiles en los casos de operaciones de patologías como la escoliosis, la cirugía cervical degenerativa, la estenosis de canal lumbar y malformaciones congénitas del raquis, como la espina bífida o de médula, entre otras», enumeraron en el hospital.

Menos dolor

Los responsables del Santa Lucía añadieron que, para llevar a cabo con éxito la monitorización (el control a través de ordenadores con programas específicos) «es imprescindible el trabajo coordinado de neurofisiólogos, traumatólogos y anestesistas, que deben trabajar de manera conjunta durante todo el proceso».