La Verdad

PSOE, MC y Podemos piden el cierre de la planta de residuos de García Carreño

Pleno de la Junta Vecinal, a la que asistieron los vocales, con 40 personas como público. :: ANTONIO GIL / AGM
Pleno de la Junta Vecinal, a la que asistieron los vocales, con 40 personas como público. :: ANTONIO GIL / AGM
  • PP y C's son abroncados en el pleno de la Junta Vecinal de Molinos Marfagones por no apoyar la ilegalización del almacén industrial

Los vecinos de San José Obrero, de Los Popos y de La Vaguada tienen el apoyo de la Junta Vecinal de Molinos Marfagones, que en su pleno de anoche aprobó una moción en la que pide que «sean clausuradas» las instalaciones de la empresa García Carreño SL e Hijos, situada en esta última localidad. PSOE, MC y Cartagena Sí Se Puede (Podemos) sacaron adelante la iniciativa con la que pretenden impedir que la mercantil obtenga una autorización ambiental integrada que le permita legalizar un centro de clasificación, tratamiento y transferencia de residuos peligrosos y no peligrosos. El permiso depende de la Dirección General de Calidad Ambiental de la Comunidad Autónoma, que todavía no ha tomado una decisión. De hecho, el trámite está en periodo de alegaciones.

La moción tiene tres puntos. En el primero la Junta se compromete a emprender «las acciones pertinentes» para lograr el cierre de la planta. El PP se negó a votar a favor porque considera que no se puede pedir la clausura sin atender primero a si la explotación cumple los requisitos para legalizar su situación. «Equivale a pedirle a la Administración regional que prevarique. Hay que dejar que haga sus inspecciones y autorice o no la explotación en función de si cumple o no la ley», explicó el vicesecretario de Barrios y Diputaciones del PP, Diego Ortega, que acudió a la reunión. Los vocales del PP y el de Ciudadanos (C's) fueron increpados por varios asistentes.

En el segundo apartado, se autoriza al presidente de la entidad de representación territorial, el socialista Antonio Bernal, para que formule alegaciones contra el expediente de legalización de la planta. «El principal problema es que allí nunca se ha sabido lo que hay almacenado. No tenemos ni idea. Por eso alegamos, por las sospechas de que el almacenamiento no cumple con unos mínimos», explicó Bernal.

Hay un tercer apartado en el que se da traslado al Ayuntamiento de la moción aprobada para que sea este el que solicite a la Administración regional la clausura del almacén. Además, pide la «adopción de las medidas adecuadas para la descontaminación del suelo y su reversión a la calificación de rústico». En el vecindario de Molinos Marfagones preocupa especialmente el hecho de que la planta (abierta desde hace dos décadas) está muy cerca de la rambla de Benipila.