La Verdad

La Policía persigue a un pirómano por quemar 25 contenedores en un mes

Restos en el asfalto de los contenedores quemados en la madrugada de ayer, en la barriada José María Lapuerta. :: ANTONIO GIL / AGM
Restos en el asfalto de los contenedores quemados en la madrugada de ayer, en la barriada José María Lapuerta. :: ANTONIO GIL / AGM
  • El vándalo actúa en Barrio Peral, José María Lapuerta y el Ensanche; la reposición de cubos costará a los cartageneros más de 83.000 euros

De madrugada, generalmente en barrios del extrarradio y siempre arrojando líquido inflamable al interior del recipiente, junto a una cerilla encendida. Esa es la forma de actuar de un pirómano que tiene en jaque a la Policía y a los Bomberos. En lo que va de año ya ha quemado 25 contenedores de basura, papel y plástico en lugares como la barriada José María Lapuerta, Barrio Peral y el Ensanche. También ha actuado en el casco antiguo, en La Vaguada e incluso en El Algar, según fuentes de la empresa municipal de limpieza, Lhicarsa.

Los cuatro últimos cubos ardieron ayer de madrugada en las calles Brunete y Garellano de José María Lapuerta. Dos de ellos eran de basura orgánica, uno de papel y otro de plástico. Fueron vecinos de la primera de esas calles quienes avisaron de que dos recipientes estaban en llamas, hacia la una de la mañana.

Al poco tiempo, efectivos del Parque de Bomberos llegaron al lugar y los apagaron. No habían terminado de trabajar en la zona, cuando les llegó otro aviso a escasos 500 metros de allí, en la calle Garellano. En esta ocasión, los contenedores se encontraban en un aparcamiento que hay frente al local de la Asociación de Vecinos y dado el peligro que suponía para los coches, los bomberos actuaron con rapidez.

El año pasado, 111

Los incendios intencionados de contenedores son un problema importante para las arcas municipales, ya que año tras año aumenta el número de recipientes a renovar. Solo el año pasado ardieron 111, la mayoría de ellos por actos vandálicos. La reposición de los 25 quemados ya este año costará al Ayuntamiento más de 83.000 euros.