La Verdad

La UPCT lidera un proyecto para reorientar a la UE hacia una agricultura diversificada

  • El investigador Raúl Zornoza coordina un plan dotado con 10,5 millones de euros, que busca superar el monocultivo y cuidar el medio ambiente

Investigadores de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) liderarán un proyecto de la Unión Europea, financiado con 10,5 millones de euros y de cinco años de duración, para desarrollar técnicas de diversificación de cultivos y de prácticas agrarias sostenibles.

El proyecto, denominado «Diverfarming», estará capitaneado por el grupo de investigación en Gestión, Aprovechamiento y Recuperación de Suelos y Agua (Garsa) de la Politécnica, de la Escuela de Ingenieros Agrónomos. En la iniciativa participan otras 25 instituciones, entre ellas tres organismos murcianos: el Cebas-CSIC, Asaja Murcia y Disfrimur Logística. El objetivo es replantear el modelo de agricultura intensiva y de monocultivo de la Política Agrícola Común PAC), para tender hacia una agricultura más diversificada y sostenible.

Según explicó ayer el coordinador del proyecto, el investigador de la UPCT Raúl Zornoza, el objetivo es «mejorar la sostenibilidad de los sistemas agrarios europeos», si bien se elaborarán recomendaciones para cada región. Murcia será ejemplo para todo el área mediterránea sur, pues «tiene una agricultura muy diversificada, fuera de lo normal en España, donde abunda el monocultivo de cereales y olivo».

La PAC favoreció ese tipo de monocultivos intensivos, que sirvió para incrementar la producción pero que dañó la calidad ambiental, la biodiversidad y la sostenibilidad de la agricultura. El motivo es que se han perdido cultivos y flora, fauna y microbiota que estaban asociados a ellos y que evitaban plagas y enfermedades de las plantas y mejoraban la salud de los ecosistemas.

Europa quiere ahora incrementar la diversidad de los cultivos, por ejemplo con rotaciones y cultivos simultáneos. Esto disminuiría riesgos para los agricultores en caso de plagas o de caídas de los precios. Entre las medidas que ya estudia la Politécnica está introducir cultivos hortícolas, herbáceos o aromáticos entre las plantaciones leñosas. Se trata de plantar ese tipo de flora entre las hileras de árboles, para ampliar el modelo de negocio de la explotación y reducir la erosión y degradación de los suelos.

Daños al Mar Menor

Además, se perseguirá introducir «técnicas agrarias sostenibles que permitan ahorrar costes y riesgos medioambientales», a la vez que se reduzca el consumo de energía, agua, fertilizantes o maquinaria.

Zornoza, premio «Científico Joven del Año» en Ciencia del Suelo en 20013, añadió que la Región ha sido un «ejemplo negativo» en el manejo de cultivos intensivos, por ejemplo por el impacto en el Mar Menor y en la degradación de suelos y aguas superficiales y subterráneas. La causa ha sido la masiva utilización de nutrientes inorgánicos y fitosanitarios. Ese tipo de elementos, defendió, deben utilizarse de forma más racional para garantizar la sostenibilidad a largo plazo. El proyecto estudiará también cómo reducir intermediarios y proteger al consumidor.