La Verdad

Podemos pide más control de la entrada y la separación de residuos en el vertedero

  • La formación morada ve necesario aumentar los controles a las grandes contratas municipales porque «incumplen unos contratos extremadamente costosos para una ciudadanía que paga por ellos»

Cartagena Sí Se Puede (CTSSP-Podemos) exigió ayer al Ayuntamiento que aumente el control sobre el vertedero municipal debido a la «deficiente y costosa» gestión de residuos que hace la concesionaria FCC, además de aprovechar para volver a pedir el rescate de los servicios públicos privatizados, como el del agua.

La formación morada se basó en la noticia publicada por 'La Verdad', que pone en evidencia que durante semanas se han arrojado al vaso del depósito residuos sin separar. Por ello, instó al Consistorio a que tome medidas urgentemente investigue la denuncia de «presunto fraude» que hizo ANSE en estas páginas. También que atienda a los informes de la Comunidad Autónoma sobre la situación del vertedero, ya sea a través de solicitud de informes al Gobierno regional o en el consejo de Administración de Lhicarsa, del que el Ayuntamiento forma parte.

Podemos criticó que el alcalde, José López, tras reconocer que la gestión es deficiente y cara, presentó un proyecto de presupuestos para 2017 que contempla una subida de más de 200.000 euros en el pago del servicio, que es «ignominioso» si se compara el coste con municipios de población similar a Cartagena.

López admitió que hay un gran «rechazo» de basuras que han entrado con mezcla de residuos orgánicos y de otro tipo y que no podían ser objeto de reciclaje. Por eso se ha tomado la decisión de «no admitir acopios de otros municipios», que eran difíciles de controlar. Con todo, aseguró que ha habido una mejora en el último año con «una optimización de la separación en un 3%». Para ello ha sido importante, resaltó, colocar y activar «cámaras que identifican los camiones que entran y así evitar que nos colmaten el vaso con los rechazos como pasó en el pasado»

La formación morada insistió en que es necesario aumentar todavía más los controles a Lhicarsa y a todas las grandes contratas municipales, incluida la del agua, que «desde hace décadas funcionan en régimen de monopolio» e «incumplen unos contratos extremadamente costosos para una ciudadanía que paga por ellos».

Para Podemos, la solución pasa por rescatar los servicios privatizados, para que estos pasen a manos públicas y se gestionen «de modo eficiente y con transparencia».