La Verdad

El Ayuntamiento pide a Sepes que le pague una deuda con suelo para la zona logística

El alcalde junto a los consejeros y demás miembros de la Mesa de la ZAL.
El alcalde junto a los consejeros y demás miembros de la Mesa de la ZAL. / Antonio Gil / AGM
  • El alcalde anuncia en la reunión de la Mesa de la ZAL que tramita terrenos en Los Camachos para ponerlos a disposición de los empresarios

Los empresarios y las administraciones públicas comenzaron ayer a dar pasos en firme para la construcción de una zona de actividades logísticas (ZAL), un gran centro de almacenaje y distribución de mercancías, en el polígono industrial Los Camachos. Los primeros en mover ficha y hacer que este nodo de transportes sea una realidad fueron la Comunidad Autónoma, que ha encargado un estudio de viabilidad del proyecto, y el Ayuntamiento de Cartagena, que gestiona ya los terrenos para esta infraestructura.

Los integrantes de la Mesa de la ZAL de Cartagena se reunieron por segunda vez en mes y medio en el Palacio Aguirre, para seguir avanzando en el proyecto. De ella forman parte las consejerías de Fomento e Infraestructuras y de Desarrollo Económico, Turismo y Empleo, el Ayuntamiento de Cartagena, la Autoridad Portuaria y las entidades empresariales, industriales y de transportistas de la ciudad.

En el encuentro se dio a conocer la empresa que ha sido elegida para determinar la viabilidad técnica y económica de la zona de almacenaje. Será la Unión Temporal de Empresas (UTE) TRN Ingeniería y Planificación de Infraestructuras y Getinsa Payma, ambas con sede en Madrid. El informe tratará de fijar las características y el mejor emplazamiento. Además, analizará la posible rentabilidad de construir esta infraestructura. Tiene seis meses de plazo para elaborarlo. Para ello percibirá 100.000 euros.

Por su parte, el alcalde de Cartagena, José López, anunció que propondrá a la Entidad Pública del Suelo (Sepes) permutar la deuda que tiene con el Ayuntamiento, en concepto de impuestos municipales impagados, por terrenos para la ZAL en Los Camachos.

«Para que este proyecto sea una realidad lo que tiene que hacer el Ayuntamiento es dar pasos adelante y ser el primero de los actores que se compromete. Por eso vamos a proponer a Sepes que la deuda que tiene con este municipio de 4,6 millones de euros la permute por terrenos en Los Camachos por ese valor, para así aportarlos para la nueva zona de almacenamiento logístico y la sociedad que se cree para su desarrollo», dijo López.

Informe de 2003

El alcalde aprovechó para criticar la pasividad de la Comunidad con el centro logístico de Cartagena cuando «un estudio de 2003 ya decía que presentaba unas excelentes condiciones para la intermodalidad; que era necesaria para desarrollar el puerto; y que, entonces, había suelo suficiente y a buen precio».

En cuanto a la predisposición del Ayuntamiento para buscar terrenos para desarrollar el proyecto, los empresarios se mostraron «satisfechos». Según el presidente de la Cámara de Comercio, Miguel Martínez, sería determinante que «Sepes acceda a la propuesta del Ayuntamiento. Si fuera así se dará un gran paso».

El consejero de Fomento e Infraestructuras, Pedro Rivera, explicó que el estudio determinará el mercado logístico de la comarca de Cartagena. Eso dará paso al análisis del tráfico que puede captar el ferrocarril y la demanda existente de suelo. En las fases siguientes se contemplará la viabilidad económico-financiera de la infraestructura y se diseñará el modelo de promoción y gestión de la ZAL.

Entre los planes de Europa

Recordó que tanto la de Murcia como la de Cartagena «tienen el respaldo del Gobierno central y de Europa, al estar incluidas ambas en la Red Transeuropea de Transporte, para lograr un espacio único europeo de transporte con una política competitiva y sostenible».

Por su parte, el consejero de Desarrollo Económico, Turismo y Empleo, Juan Hernández, aseguró que todas las decisiones que se están tomando en este proyecto están basadas en decisiones técnicas. Advirtió, por último, de que hay «distorsiones» y se «cometen errores» cuando hay una «interferencia política» en estos asuntos.