La Verdad

El vertedero sigue recibiendo basura sin tratar debido a la falta de medios y de personal

Un camión y una pala, cubriendo con tierra residuos, anteayer en el vertedero.
Un camión y una pala, cubriendo con tierra residuos, anteayer en el vertedero. / Pablo Sánchez / AGM
  • López admite que FCC entierra parte de los residuos urbanos sin una separación «óptima» y decide no aceptar más restos de otros municipios

Por segunda vez en una década, la Comunidad Autónoma detectó en octubre de 2015 una deficiente gestión del vertedero municipal, en cuanto al tratamiento de los residuos sólidos urbanos. Los técnicos de la Consejería de Medio Ambiente calcularon que el 85% de la basura generada por vecinos y empresas acababa mezclada bajo tierra en Mina Regente, en la Sierra Minera. Y los gobiernos regional y autonómico anunciaron medidas para paliar cuanto antes la situación.

Un año y tres meses después de salir a la luz esos datos, debido a una denuncia interpuesta por la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE), Cartagena sigue sepultando restos orgánicos, plástico, latas y bricks sin una óptima gestión previa en la planta de Lhicarsa, la empresa formada por Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) y el Ayuntamiento.

En las últimas semanas, el problema se ha visto agravado por la recepción de basura procedente de La Unión, como medida extraordinaria de apoyo a este municipio ante los problemas ocasionados por el temporal de lluvias de diciembre. El alcalde y concejal de Urbanismo e Infraestructuras, José López, ofreció las instalaciones municipales a su homólogo unionense, Pedro López, y este último aceptó la ayuda, según destacó un portavoz de la alcaldía de Cartagena.

A través de este, López reconoció ayer que hay un problema estructural pendiente de resolver en el vertedero, y que tiene que ver no solo con la falta de medios materiales y humanos sino también con que, con carácter ordinario, durante años se ha recibido basura de otras zonas de la comarca.

Como medida de choque, López ha decidido no aceptar más residuos ajenos a Cartagena. Según ha avanzado la concejal de Hacienda, Isabel García, los ingresos municipales se verán mermados en 300.000 euros este año, en concepto de tasas. El Ayuntamiento espera, así, frenar el ritmo de llenado del vertedero y evitar, con ello, los costes asociados a la clausura y el sellado del depósito actual así como a la apertura de uno nuevo, compra de terrenos incluida.

Duplican la recuperación

«Los residuos que están siendo enterrados estos días son los rechazos, que no se tratan todos los días. El funcionamiento de la planta es incompleto y no permite optimizar mejor la recuperación. No obstante, en el año y medio del nuevo gobierno municipal hemos duplicado la recuperación de residuos, al pasar de un 3% a un 6%», destacó un portavoz de la alcaldía a preguntas de 'La Verdad'.

«Todo es legal y se desarrolla dentro de la actividad autorizada, sin perjuicio de que hace falta mejorar mucho en recuperación, algo que es complicado porque la nueva planta no es idónea y además faltan recursos humanos», añadieron en la alcaldía.

Y aseguraron que el Gobierno local, formado por MC y PSOE, seguirá «trabajando en esa línea, con el objetivo de mejorar», aunque «el trabajo es lento y complicado, porque la desorganización previa [en la etapa de gobierno del PP] es importante y los problemas surgen a diario».