La Verdad

Leopoldo Cándido, alcalde y científico

Documentos y retrato del doctor Cándido, en la exposición sobre el Laboratorio municipal.
Documentos y retrato del doctor Cándido, en la exposición sobre el Laboratorio municipal. / A.C.

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

El olvido de los acontecimientos y personajes históricos puede ser fruto de una intencionalidad política, o bien consecuencia del continuo bombardeo informativo que sufrimos a diario, lo que debilita la capacidad de compresión. Por eso nos parece loable las acciones que el Ayuntamiento de Cartagena emprende para conocer la historia de nuestra comunidad local en sus diversos episodios como pueden ser el Modernismo, la Ilustración o la celebración de los 125 años del Laboratorio municipal. Indudablemente todo lo local tiene una dimensión mundial o global, sobre todo en sus aspectos económicos y tecnológicos. Tal y como ha escrito el profesor Francisco Chacón, el conocimiento y reconocimiento de lo propio, así como la estimación de lo ajeno, propicia una mayor concienciación y participación ciudadana.

Cartagena ha estado a la vanguardia nacional e internacional en diversos ámbitos del desarrollo científico y tecnológico, como el protagonizado por nuestro Arsenal o nuestro Laboratorio municipal, del que fue gran impulsor el médico y alcalde de Cartagena, Leopoldo Cándido y Alejandre (1840-1919). Dicho laboratorio se puso en marcha ante las quejas vecinales por las continuas adulteraciones de los alimentos, lo que motivó en 1887 una moción que presentaron Ángel Bruna, Emilio Pagán y otros ediles. Fue aprobada por unanimidad con el visto bueno del alcalde Leopoldo Cándido, instalándose en la planta baja del Palacio Consistorial. La actividad se centrará en el análisis de muestras de aguas, alimentos, análisis clínicos de aquellos pacientes incluidos en la Beneficencia, desinfecciones y desinsectaciones. Lo escribe María José Hernández Bas, la Jefe de Promoción de Salud y Laboratorio Municipal de Cartagena en la publicación '125 años de Historia; El Laboratorio Municipal de Cartagena' (2016). Hoy día prosigue el laboratorio su labor de muestreo del control de las aguas, aunque el servicio se privatizara, adjudicado a Aquagest, hoy Hidrogea.

Vanguardia sanitaria

En el citado libro, coordinado por mi compañero cronista Luis Miguel Pérez Adán, el médico y profesor, José López González, indica cómo nuestro protagonista fue director fundador de tres revistas sanitarias, de un periódico local, presidente de la Academia Médico-Farmaceútica de Cartagena, del Colegio de Médicos de Cartagena y La Unión. Es extensa la nómina de sus nombramientos honoríficos y su pertenencia a diversas sociedades, como la de Higiene de París.

Junto al arquitecto Tomás Rico Valarino firma una memoria en la que se señala que nuestra ciudad es una de las más afectadas en España por el paludismo y que solamente será vencido derribando las murallas y desecando El Almarjal, zona propuesta por ellos como ensanche de la población. Como alcalde visitará al ministro de Guerra para proponerle la abolición de las zonas militares que impedían el crecimiento de la urbe, entre ellas las murallas, un elemento de la defensa ya inservible en los nuevos tiempos. Todas estas propuestas serán reivindicadas ante el Gobierno de la nación por el pueblo cartagenero, que se echó a la calle en una manifestación que tuvo lugar el 19 de mayo de 1887. Nos relata el doctor Ángel Julio Huertas Amorós que la existencia de la muralla de Carlos III era evidenciada como la causante de las pésimas condiciones higiénicas por el hacinamiento de las viviendas. El alcalde Leopoldo Cándido desarrolló el Servicio Municipal de Higiene con el objetivo de luchar por la prevención de las enfermedades, agrupando los servicios de policía de subsistencias, laboratorio municipal, servicio de desinfección, centro de vacunación, estadística sanitaria y servicio de higiene para las prostitutas. La primera reorganización de este tipo en toda España. Como médico hizo de Cartagena la tercera ciudad, tras Madrid y Barcelona, en la que se administraba el suero antirrábico. Entre abril de 1904 y diciembre de 1907 dirigió y sufragó de su bolsillo la 'Revista Popular de Higiene' para formación de la ciudadanía en preceptos higiénicos, sobre todo entre las clases más humildes.

Pero Cartagena ya había sido pionera en la Región en el campo de las ciencias de la salud con la fundación en 1740 de la Academia Médico-Práctica de Cartagena, y de la docencia médica con la construcción del Anfiteatro Anatómico de la Armada, a partir de 1767. El anfiteatro estaba adscrito al Hospital de Marina de Cartagena. Veinte años después abre sus puertas el Real Jardín Botánico, ligado a la investigación médica y farmacéutica de plantas traídas de las colonias y de la flora autóctona. Otro logro de la Ilustración en Cartagena, hasta su desaparición en el año 1810.