La Verdad

El Defensor del Pueblo pregunta a Cultura por el Palacete Versalles

  • La Asociación Daphne exige que la Comunidad Autónoma abra al público Villa Calamari, en San Félix, y la Casa del Tío Lobo, en Portmán

La oficina del Defensor del Pueblo tiene previsto dirigirse a la Consejería de Cultura para solicitarle información sobre los planes para abrir al público, al menos cuatro días al mes, el palacete Vesalles-Villa Calamari, una finca ubicada en San Félix, y la Casa Zapata o del Tío Lobo, otro inmueble protegido de Portmán (La Unión). El Alto Comisionado de las Cortes Generales, que tiene al frente a Soledad Becerril, actuará así por petición de la Asociación Daphne de Defensa del Patrimonio.

Este colectivo remitió una queja al Defensor, en el que le trasladaba la falta de respuesta por parte de la Dirección General de Bienes Culturales de la Comunidad Autónoma a su solicitud de permitir que las citadas casonas y su entorno, catalogados como Bien de Interés Cultural, fueran abiertos al público en cumplimiento de la Ley de Patrimonio.

A juicio de Daphne, que se apoya en la citada ley y en la sentencia del Tribunal Constitucional 122/2014, «que permanezcan cerrados a la visita pública desde su declaración como monumentos invade las competencias del estado español sobre el expolio».

Frenar el expolio

En un comunicado, la portavoz de la asociación, María Dolores Ruiz (que también es secretaria de actas y archivera de Movimiento Ciudadano), denunció la pasividad de las administraciones durante años para evitar «la desaparición de bienes muebles del monasterio de San Ginés de la Jara, de la Catedral de Cartagena y de Villa Calamari».

Ruiz reclamó medidas que frenen el expolio y «el deterioro de los palacetes de San Félix y de Portmán, y en particular del primero porque «ha desaparecido prácticamente el mirador de madera de la primera planta». También pidió «que todos los elementos desaparecidos sean repuestos al estado» original.