La Verdad

Celia Escudero, posa en actitud sensual, portando un ramo de flores.
Celia Escudero, posa en actitud sensual, portando un ramo de flores.

Celia Escudero, la 'estrella' cartagenera de la pantalla española

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Moda para hombre y mujer al mejor precio

Hasta 70%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Lleva contigo a tus personajes favoritos

Las mejores marcas a los mejores precios

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado y mochilas para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 80%

¡Todo el menaje que necesitas al mejor precio!

Hasta 70%

Primeras marcas en menaje para el hogar

Hasta 70%

Bolsos de piel de diseño exclusivo.

Hasta 80%

Diseño y calidad en tu descanso

Hasta 70%

Joyería y relojería de tus marcas favoritas

Hasta 70%

Selección de marcas en moda íntima para hombre

Hasta 70%

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Miss Sixty, Morellato y V&L

Hasta 80%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

Renueva tu comedor con muebles de diseño al mejor precio

Hasta 70%

Celia Escudero es una muchachita de belleza exuberante, simpática y cartagenera, lo cual quiere decir que es doblemente encantadora.

Cuando en 1928 un diario de la ciudad, entrevistaba a esta actriz cartagenera, ponía el foco sobre una de las más significativas estrellas del cine mudo español.

La Greta Garbo de nuestro cine. Así definieron los críticos de entonces a esta artista de gran temperamento y enorme vocación. Tenía los ojos grandes, negros, reidores, persuasivos y llenos de misterios y de amorosas letanías.

En nuestro análisis del personaje, los datos biográficos son escasos hasta el momento. Por el contrario, tenemos bastante información sobre su carrera cinematográfica. Es la que vamos a glosar a continuación, ayudados como no podía ser de otra forma por la imagen fotográfica.

Leonor de Santa Pola, en su obra 'Popular Film' la describe, en 1928: «Celia Escudero, flor de carne, es siempre u caudal expresivo de sentimientos que se transforma como el agua, tomando mil colores y otras maneras como situaciones por la que pasa su agilidad artística está a flor de piel, como todo su temperamento. De Celia Escudero podría escribirse un libro, pese a sus cortos años; dentro de la maravilla de su cuerpo flamea un corazón apasionado por todo lo que sea arte y aventura y en la breve existencia que lleva en el mundo, su espíritu un poco audaz, de mujer ávida de emociones, ha conocido los secretos que aún veda a ciertas artistas la mojigatería del ambiente doméstico».

Nuestra conciudadana, paso sus primeros años en Cartagena, como ella misma nos desvela en una de sus numerosas interviús para las revistas de la época;

«Desde muy pequeña, desde que tuve uso de razón me sentí atraída por el cinematógrafo, encerrada, aprisionada día y noche en un colegio de monjas solo vivía para asistir a las proyecciones de las películas que se podían visionar en las salas de cine de Cartagena, concluida mi educación junto a mi hermana nos trasladamos a Madrid y montamos un negocio de moda. Hermosos y caros vestidos para damas del mundo elegante. Y ganábamos bastante dinero, no vaya a creerse. Cuando yo entré en el cinema, mi hermana siguió sola al frente del establecimiento».

No tardo mucho tiempo esta intrépida y adelantada cartagenera en convertirse en estrella del cine mudo español, su filmografía está plagada de éxitos, cosechando criticas tan elocuentes como esta:

«Hay una vampiresa en el cine español que se llama Celia Escudero. Una auténtica vampiresa, que sabe mirar con unos ojos de las pasiones peligrosas y sabe recostarse en un diván, con las manos en la nuca, la cabeza erguida, los párpados entornados y las piernas descubiertas. Toda una mujer fatal; de esas que en las películas reciben a los hombres casados con un kimono descuidadamente abierto o se van a los cabarets con los jóvenes ingenuos para que ellos no puedan llegar a tiempo a la cita con la novia de cabellos rubios y ojos azules, mezcla de candor, de bondad y de sosería.

El cine español, hasta ahora, sólo ha podido producir esta vampiresa. Pero es bastante, porque ella puede dar ciento y raya a muchas vampiresas de importación. No es que la queramos comparar, ni mucho menos, con Greta Garbo; pero tampoco con una de esas 'mujeres terribles' de la pantalla francesa o de la alemana, llenas, casi siempre, de teatralidad y de cursilería. No. Celia Escudero es, sencillamente, una vampiresa española. Y casi estoy por decir que el vampirismo de Celia es original y nuevo. Ella no necesita contraer dramáticamente el rostro para hacer perder la cabeza a los hombres. Al contrario. En su mirada hay siempre un gesto entre burlón e indiferente. Lo malo es que Celia Escudero pierde el tiempo lamentablemente en nuestra patria, porque aquí tiene escasísimo terreno para demostrar sus habilidades. Y es una lástima. Porque Celia, en Hollywood, en cualquier parte, menos aquí, donde el cine no es siquiera un conato de industria, destacaría rápida y firmemente su personalidad. Yo no me explico cómo Celia sigue todavía en Madrid, asfixiándose en el reducido marco de nuestra modesta producción. Porque Celia es una muchacha moderna y decidida, y a ella no le espanta-no le debe espantar-la pequeña aventura de cruzar el Atlántico, para conquistar la gloria que algunas, con mérito menores, han alcanzado ya».

Pero Celia no quiso cruzar el Atlántico y, con la llegada del cine sonoro, nuestra protagonista dejo de obtener los éxitos que le habían acompañado en los años veinte del pasado siglo, en triunfos como 'El Abuelo', 'La sirena del Cantábrico', 'Los hijos del trabajo', 'La bejarana', 'Luis Candelas', 'Viva Madrid, que es mi pueblo', 'El sabor de la gloria' y otros muchos que ya no se repetirían. Tras su declive, su memoria se pierde en el infinito del tiempo, pero su estirpe continua vigente hoy día a través de conocidos actores cartageneros apellidados Escudero.