La Verdad

Los receptores para móviles vuelven a ser rechazados

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

El rechazo que ha tenido la instalación de una antena de telefonía móvil en la azotea del centro de basura del residencial Santa Ana es otro episodio más de la negativa de muchos vecinos de Cartagena a que les pongan dispositivos de esas características cerca de sus casas. En los últimos cinco años ya se han dado varios casos. Entre ellos, el de los residentes de Molinos Marfagones, en 2011. Entonces, la obra para colocar un repetidor a la entrada del pueblo, en la azotea del Hotel El Cielo, provocó el malestar general y concentraciones de rechazo. A pesar de ello, el aparato entró en funcionamiento a los pocos días. En igual situación se encuentra la de la Vereda de San Félix, en la cubierta de un edificio cercano a la farmacia. Los vecinos llevan más de cinco años luchando para que la quiten, pero aún no lo han conseguido. En este caso también hubo concentraciones y manifestaciones. También sigue en pie la erigida junto al polideportivo de Cala Flores, el año pasado. Los vecinos se oponían a ella, por la cercanía a la zona deportiva utilizada por decenas de niños y mayores en verano.