La Verdad

Los receptores para móviles vuelven a ser rechazados

El rechazo que ha tenido la instalación de una antena de telefonía móvil en la azotea del centro de basura del residencial Santa Ana es otro episodio más de la negativa de muchos vecinos de Cartagena a que les pongan dispositivos de esas características cerca de sus casas. En los últimos cinco años ya se han dado varios casos. Entre ellos, el de los residentes de Molinos Marfagones, en 2011. Entonces, la obra para colocar un repetidor a la entrada del pueblo, en la azotea del Hotel El Cielo, provocó el malestar general y concentraciones de rechazo. A pesar de ello, el aparato entró en funcionamiento a los pocos días. En igual situación se encuentra la de la Vereda de San Félix, en la cubierta de un edificio cercano a la farmacia. Los vecinos llevan más de cinco años luchando para que la quiten, pero aún no lo han conseguido. En este caso también hubo concentraciones y manifestaciones. También sigue en pie la erigida junto al polideportivo de Cala Flores, el año pasado. Los vecinos se oponían a ella, por la cercanía a la zona deportiva utilizada por decenas de niños y mayores en verano.