La Verdad

Comunidad y Ayuntamiento refuerzan su colaboración para agilizar el nuevo Plan General

  • El alcalde, José López, ha aceptado la propuesta del consejero de Fomento, Pedro Rivera, de constituir una mesa que integre a funcionarios de ordenación del territorio, urbanismo y medio ambient

La Comunidad Autónoma y el Ayuntamiento, que ya venían manteniendo reuniones de carácter técnico sobre el proceso de revisión del Plan General de Cartagena, ampliarán esta colaboración a través de una Comisión Técnica de Trabajo cuya mayor meta será agilizar la aprobación de la principal normativa urbanística del municipio.

El alcalde, José López, ha aceptado la propuesta del consejero de Fomento, Pedro Rivera, de constituir una mesa que integre a funcionarios de ordenación del territorio, urbanismo y medio ambiente. En este «órgano ágil», según Rivera, abordarán la norma que sustituirá al plan de 2012, anulado en junio pasado por el Tribunal Supremo tras un recurso del promotor Tomás Olivo.

Según informó el Gobierno regional a 'La Verdad', Rivera remitió anteayer una carta a López en la que recordó la voluntad del Ejecutivo de colaborar con los municipios «para servir a los intereses generales», y en la que defendió la necesidad de «resolver, con la mayor celeridad, las dudas y cuestiones que sean planteadas» acerca del Plan [ahora está en vigor el de 1987].

El consejero señaló hay que «aportar la mayor seguridad jurídica a todos los agentes que operan sobre el territorio e implementar las medidas necesarias para que el crecimiento económico no se vea afectado por incertidumbre de ninguna naturaleza».

El alcalde, que también es delegado de Urbanismo, indicó que su gobierno esperaba «desde hace tiempo» esta mesa técnica, puesto que el Plan fue anulado por «un defecto en la tramitación cuyo responsable último fue la Consejería»; y porque supone oficializar reuniones celebradas a instancias del Ayuntamiento, tras la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de mayo de 2015, ratificada por el Supremo.

Asimismo, prometió una cooperación «leal» y mostró su «confianza» en que se dará prioridad a un plan del que depende el «desarrollo» local y regional, y en que no habrá «ninguna descoordinación».