La Verdad

Un coche patrulla, en la Plaza de San Sebastián.
Un coche patrulla, en la Plaza de San Sebastián. / Pedro Martínez / AGM

Aznar esgrime un informe técnico contra la acusación de fraude en el refuerzo policial

  • El concejal mantiene la validez de seis permutas, que el PP ha llevado a la Fiscalía por si hubo prevaricación al elevar el gasto en 360.000 euros

La permuta de ida y vuelta de seis agentes de la Policía Local, autorizada por el Ayuntamiento para conseguir un refuerzo de plantilla sin incurrir en un incumplimiento del límite de gasto, se mantendrá vigente porque «está apoyada en un informe impecable de una técnico de Personal», aseguró ayer el concejal de Seguridad, Francisco Aznar. Al menos, él no se plantea tomar ninguna decisión que anule ese procedimiento, que el PP ha puesto en conocimiento de la Fiscalía para que lo investigue. «Ha servido para disfrazar como intercambios con otros ayuntamientos, las incorporaciones de funcionarios sin concurso», indicó el portavoz municipal, Francisco Espejo, que sospecha que hubo prevaricación administrativa.

Aznar se resistió inicialmente a hacer declaraciones, a la salida de una Comisión de Hacienda. «Ahora que el caso está en manos de la Fiscalía, lo que hemos hecho es remitir toda la documentación que nos han pedido. Y si me tienen que llamar a declarar a mi o a alguno de los técnicos, que lo hagan», dijo. En el punto de mira del PP están el propio Aznar, la jefa de Personal hasta el verano, Laura Aguilar, y el director general de ese área, Cayetano Tornel.

A juicio del concejal, todo se hizo bien, porque había «disponibilidad económica» para gastar 360.000 euros y Aguilar redactó «un informe técnico impecable», que supervisó Tornel. Aguilar dejó el puesto a petición propia a los pocos meses, para integrarse en el Área de Servicios Generales.

El Partido Popular no lo ve así. «Ese aumento de la plantilla se hizo fingiendo que estos nuevos funcionarios sustituían a otros», indicó Espejo. Para empezar, seis policías que desempeñaban actualmente otras tareas (dos bomberos, un bombero-conductor, dos cabos de la Policía Local y una pedagoga terapéutica en un instituto) pidieron su reincorporación como agentes de base.

«Esa gestión se autorizó en el mismo trámite en el que se incluyó el permiso a la permuta y la comunicación a los interesados de que había vacantes en la plantilla municipal», explicó la concejal del PP y excoordinadora de Personal, Esperanza Nieto. La acumulación de todos esos pasos en un solo trámite permitió que estas personas pidieran y obtuvieran la reincorporación en Cartagena a sus otros puestos, mientras tenía lugar el refuerzo de seis nuevos agentes llegados como parte del supuesto intercambio. Así figura, dijo, en el expediente municipal, que no incluye las autorizaciones preceptivas de los ayuntamientos de destino (en Baleares, Almería y también en la Región). «No sabemos si esos documentos existen», dijo Nieto.

«Creemos que el Gobierno ha tomado un atajo ilegal para saltarse las normas. Se ha jugado con la buena fe de muchos funcionarios», aseveró Francisco Espejo. Además, indicó, se han eliminado siete posibilidades de que jóvenes con aspiraciones pudieran optar a unas pruebas abiertas para entrar en la Policía Local.

«A petición de UGT»

Los planes para hacer la permuta eran antiguos y no fueron idea de Aznar, según reiteró él mismo. «Parten de una solicitud de UGT. En cuanto llegué a la concejalía, este sindicato me repitió la petición de que lo viéramos. Inmediatamente nos pusimos a trabajar».

El vocal de UGT en la Junta de Personal y antiguo presidente de ese órgano de representación Valentín Pérez admitió que sacó el tema nada más cambiar el Gobierno. «Pero fue con la confianza de que todo es legal. Si no lo es, evidentemente, no lo aprobamos», dijo.

Entre las incorporaciones hay un séptimo agente que llegó en comisión de servicio. «Pero en este caso no hay ninguna irregularidad. Lo que no se hizo bien atañe a los otros seis policías», añadió Nieto.