La Verdad

Dan otro mes a Hansa para iniciar el arreglo de San Ginés de la Jara

Concentración de 'Amigos de San Ginés de la Jara', en agosto frente al monasterio.
Concentración de 'Amigos de San Ginés de la Jara', en agosto frente al monasterio. / Pablo Sánchez / AGM
  • El alcalde confía en que la promotora empiece por fin la restauración total del edificio, pero advierte de que si hace falta usará los avales de Novo Carthago

«Valoramos positivamente las intenciones, las mediciones y las visitas que tienen que hacerse antes de empezar. Pero en noviembre ya no habrá excusa». Así resumió ayer un portavoz del alcalde y concejal de Urbanismo, José López, la postura del Ayuntamiento acerca de la restauración del monasterio de San Ginés de la Jara. El alcalde ha dado un ultimátum de un mes a la dueña del edificio, la promotora Hansa Urbana, para que empiece la recuperación total del complejo. Si la compañía hace caso omiso, el Consistorio encargará las obras con cargo a los avales depositados por ella en el proyecto urbanístico Novo Carthago.

Bajo la presidencia de López, la Junta de Gobierno Local acordó el 5 de agosto la «ejecución forzosa de la obligación de Hansa Urbana SA de restaurar el monasterio de San Ginés de la Jara». Eso implica que, al haber incumplido la empresa su parte del convenio asociado desde 2007 al plan de construir 10.000 viviendas a orillas del Mar Menor, el Consistorio ejerce su derecho a emplear una fianza de 15 millones de euros para arreglar el monasterio, protegido como Bien de Interés Cultural (BIC).

Según explicaron en el Ayuntamiento, la burocracia ha ido retrasando la aplicación del acuerdo oficial de agosto, ya que la compañía recibió la notificación el 6 septiembre y hubo que darle un mes de plazo por si quería presentar alegaciones. Y eso ha hecho Hansa, que según fuentes municipales ha expuesto, básicamente, «que en todo momento ha trabajado en la restauración y que también ha mantenido reuniones con Urbanismo y con la coordinadora de patrimonio» de Cartagena, una plataforma de asociaciones del municipio, para continuar con los trabajos.

«Lamentamos la lentitud»

López, que tiene el visto bueno de la Dirección General de Bienes Culturales de la Comunidad Autónoma para no tener que elaborar un proyecto nuevo, ha decidido dar un margen de varias semanas para que Hansa pase de las palabras a los hechos. «El gobierno lamenta la lentitud del procedimiento administrativo y que no hayan llegado las alegaciones hasta octubre. No obstante, se valora la intención de la compañía y los avances logrados, como la visita al monasterio que efectuó en septiembre la coordinadora municipal de Arqueología, María del Carmen Berrocal, con Hansa para ultimar las mediciones para el inicio de la obra por parte de la empresa que la titular del inmueble contrate», explicaron.

El Ayuntamiento comprobará si Hansa ha contratado las obras y, si dentro de un mes no hay obreros en San Ginés, echará mano del dinero. «Somos optimistas y no creemos que sea necesario ejecutar los avales. Pero, llegado el caso, lo haremos y el Gobierno efectuará todos los trámites necesarios para la restauración íntegra del BIC», afirmó López.

De forma paralela, la Justicia investiga presuntas irregularidades en la recalificación por parte del Consistorio, en el año 2003, de unos terrenos protegidos incluidos en Novo Carthago. Están bajo sospecha políticos y funcionarios locales y de la Comunidad.