La Verdad

Una estudiante sigue una conversación con su profesor, ayer, en uno de los cursos de inglés de la UIMP.
Una estudiante sigue una conversación con su profesor, ayer, en uno de los cursos de inglés de la UIMP. / P. Sánchez / AGM

Casi 700 alumnos acuden a la ciudad a estudiar los cursos de inglés de la Menéndez Pelayo

  • Los estudiantes, que proceden de todas las regiones, compaginan las clases con actividades lúdicas y culturales

La sede local de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) ha inaugurado en julio sus cursos de inmersión lingüística y espera acoger a casi 700 alumnos hasta diciembre de este año. Estos, centrados en el aprendizaje de inglés, están dirigidos tanto a estudiantes como a profesores, menores de 30 años, interesados en hablar con mayor fluidez ese idioma. Los cursos, organizados con la colaboración del Ayuntamiento y la Cámara de Comercio, fueron presentados ayer por el concejal delegado de Cultura, David Martínez, el director del UIMP en Cartagena, Juan Jesús Bernal, el presidente de la Cámara de Comercio, Miguel Martínez, y el gerente-secretario de la entidad, José Carlos Ros.

David Martínez destacó «el papel tan importante que realiza la UIMP en Cartagena, trayendo cada año un número mayor de alumnos que no solo la visitan, sino que la disfrutan y son potenciales residentes y trabajadores de la ciudad».

Estas inmersiones, con inicio en 2013, cuentan en cada una de sus convocatorias con un número mayor de alumnos, becarios del Ministerio de Educación y Ciencia. En 2014 vinieron 270; en 2015, 480; y 690 en esta última edición. El aumento del alumnado se debe a los buenos resultados que están obteniendo estas convocatorias. «Los alumnos realizan una evaluación del curso, las instalaciones, los contenidos y el trato de la UIMP. Los resultados son sobresalientes», afirmó Juan Jesús Bernal. «El año que viene seguiremos siendo ambiciosos y pediremos más alumnos para seguir 'in crescendo'», comentó.

La tercera edición de estos cursos, de duración semanal e impartidos por profesores nativos, acogen a alumnos de todas las regiones de España en grupos de cinco o seis personas como máximo con el fin de ofrecer una atención personalizada garantizada.

Según Miguel Martínez, desde la entidad «están luchando para convertir Cartagena y su comarca en una zona dinámica y educativa. Con el turismo idiomático queremos conseguir que cada visitante sea un embajador».