La Verdad

Microondas contra drones, o cómo despertar vocaciones científicas en Alfonso XIII

Dos chavales montan un robot, ayer por la mañana en el campus de Alfonso XIII
Dos chavales montan un robot, ayer por la mañana en el campus de Alfonso XIII / ANTONIO GIL / AGM
  • Más de 5.000 alumnos de colegios e institutos de toda la Región participan en la quinta edición del Campus de la Ingeniería de la UPCT

«Me apuesto estos 50 euros a que ninguno de vosotros es capaz de doblar por la mitad este folio más de siete veces», retó ayer por la mañana Cayetano Gutiérrez a un grupo de veinte estudiantes del Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) Elcano. El desafío de este profesor del Instituto Politécnico jubilado, que colabora con 'Cartagena piensa', un programa de «cultura pública» del Ayuntamiento, fue aceptado de inmediato por José, uno de los alumnos. «Puedes echar toda la mañana aquí, que yo ya sé el resultado», redobló la apuesta el docente ante la mirada divertida del auditorio, en uno de los expositores montados en el patio del campus de Alfonso XIII con motivo del Campus de la Ingeniería de la UPCT.

Aunque, con todo empeño, José logró convertir el papel en un pequeño bloque fruto de siete dobles, el profesor salió victorioso, aunque a cambio 'pagó' a su rival y a los compañeros de éste en forma de lección, que al fin y al cabo era de lo que se trataba tras la amena demostración: «¿Alguien ha visto la serie de televisión 'Cazadores de mitos', de Discovery Channel? Pues lograron doblar diez veces un papel del tamaño de un estadio. Pero tuvieron que utilizar una apisonadora, porque el ser humano no tiene fuerza suficiente para ejercer con sus propias manos una presión siete veces superior a la inicial».

Como José y sus colegas de clase del Elcano, entre ayer y hoy unos 5.320 estudiantes de Infantil, Primaria, Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional de 45 centros educativos de toda la Región de Murcia son puestos a prueba en sus distintos niveles de conocimiento, dentro del Campus de la Ingeniería de la Universidad Politécnica de Cartagena.

Esta iniciativa, que cumple su quinta edición, tiene entre otras finalidades despertar vocaciones científico-tecnológicas para que la Politécnica gane universitarios a corto, medio y largo plazo. De ahí que, entre experimentos y demostraciones coordinados por investigadores y voluntarios de la UPCT, el nuevo rector, Alejandro Díaz, destacó que esta feria se ha consolidado en el panorama autonómico y se mostró confiando en que irá dando sus frutos.

El nuevo responsable de la Universidad subrayó que esta iniciativa es útil para animal a los chavales a estudiar una ingeniería [la UPCT imparte Agrónomos, Navales, Industriales y Telecomunicación] o Arquitectura. Y recordó que «la universidad no es solo formación», sino que «también se complementa con la innovación y la investigación hacia la empresa».

Robots y riego de jardines

A la inauguración de las jornadas asistió, entre otras autoridades, la consejera de Educación, María Isabel Sánchez-Mora, quien alabó el campus como «un aliciente para dirigir a los alumnos hacia las carreras técnicas». Y el alcalde, de Cartagena, José López, señaló que niños, adolescentes y jóvenes «están en el momento donde la curiosidad está a flor de piel», y que estas ferias de ferias de divulgación son claves porque «las ciencias son el futuro» de la sociedad.

Entre las novedades de este año, que incluye 85 talleres, hay actividades para explicar a los estudiantes sobre por qué los ríos no son rectos, sobre cómo regamos los jardines, sobre la aplicación de la física en la ingeniería y sobre el internet de las cosas y las 'smart cities' (ciudades inteligentes).

Además, las asociaciones de estudiantes de la UPCT también están presentes con vehículos de competición, impresoras 3D de UPCT Maker y robots. Hoy, además, el colectivo IEEE-UPCT presenta una moto ecológica de bajo coste y consumo fabricada por universitarios, así como un sistema balístico de aire comprimido.

Uno de los talleres que más despertaron la atención de los visitantes, que acudieron con sus profesores, fue el del grupo de Electromagnetismo de la Escuela de Telecomunicación.

Ante una chavalería embobada con el vuelo de un aparato diseñado por los propios estudiantes de la UPCT, el equipo del especialista José Luis Gómez Tornero mostró cómo con un simple microondas y una antena se puede 'hackear' las comunicaciones inalámbricas de un dron para hacerle fallar e incluso derribarlo. En el expositor, los ingenieros de la Politécnica pusieron a los alumnos en situación: «Este sistema es muy útil para interceptar un avión no tripulado, si por ejemplo alguien se salta la ley y sobrevuela tu casa para espiarte con un vídeo».