La Verdad

José Francisco López, con un cartel del curso de la UIMP.
José Francisco López, con un cartel del curso de la UIMP. / Pablo Sánchez / AGM

«Los sonidos dan una sensación más viva de lo que eran y son las ciudades»

  • José Francisco López Director de un curso de la UIMP sobre patrimonio inmaterial

José Francisco López Martínez (Cartagena, 1968) es licenciado en Historia del Arte y, desde hace quince años, técnico de gestión de Patrimonio Cultural. Los próximos días 11, 12 y 13 de marzo impartirá la primera edición del curso 'Urbanismo y patrimonio inmaterial: mapas y paisajes sonoros'. Lo organiza la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), y tendrá lugar en el Museo del Teatro Romano y en el edificio ELDI de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT). El objetivo de esta actividad es sentar las bases entre los participantes, para generar algún proyecto sonoro y documental sobre Cartagena.

- ¿En qué consiste el curso?

- Este curso trata sobre el patrimonio intangible y el sonido. Cuando se habla de patrimonio en la ciudad podemos hablar de bienes inmuebles y de lo que nos da la sensación de vida, que es el sonido. Hasta ahora, no se le ha prestado suficiente atención y eso es un problema. Nosotros podemos echar la vista atrás y ver fotografías del siglo XIX, ver restos romanos e imaginarnos cómo eran, pero no podemos escuchar los sonidos reales de estas épocas, que es lo que nos daría la sensación más viva de lo que era la ciudad. Antes no era posible hacerlo, pero ahora es un desperdicio que no se cataloguen o protejan estos bienes. No queremos fosilizarlos, sino conservar los sonidos más efímeros, los que están asociados a personas o a paisajes del medio urbano de Cartagena.

- ¿A quién va dirigida esta iniciativa cultural?

- Es un marco bastante amplio, porque lo que se enseña es una metodología de carácter práctico para desarrollar muchos puntos del patrimonio cultural, según los intereses de cada uno. Es por eso por lo que se pueden apuntar profesionales y alumnos de Arquitectura, de Ingeniería de la Edificación, de Historia del Arte, de Geografía, de Gestión del Patrimonio Cultural, de Turismo, Artes Visuales y de Imagen y Sonido. Por ejemplo, nos hemos dirigido a los guías turísticos, porque así tienen una herramienta para poder hacer más atractiva la ciudad. Aquellas personas que son invidentes pueden reconocer este municipio y sus lugares de una manera más profunda, a través del sonido. Las imágenes vienen sugeridas por el sonido. Esta actividad es un germen y, a través de ella, pueden surgir otras muchas cosas.

- ¿Conocen los vecinos el patrimonio intangible que hay en Cartagena?

- No se suele tener en cuenta y cuando lo perdemos es cuando lo echamos en falta. Por ejemplo, esto sucede con el sonido del afilador en los pueblos. Es un sonido que se está perdiendo y, aunque desaparezca la figura, habría que conservarlo de algún modo. Porque, después, ¿cómo cuentas como era?

-¿Cuál es el sonido de Cartagena?

- El sonido cotidiano del centro y del día a día es el silencio. Eso significa que la actividad es baja. También hay que saber diferenciar el sonido del ruido y más en la sociedad actual. Salvo en momentos puntuales, como la zona de bares por la noche, los conciertos y procesiones, entre otros, lo que reina es el silencio, porque cada vez hay menos comercio tradicional y actividad terciaria.