La Verdad

El Santa Lucía enseña a niños con diabetes a administrarse insulina

Mariví Blanco, José María Donate y Daniel Calvo controlan el aparato que suministra insulina.
Mariví Blanco, José María Donate y Daniel Calvo controlan el aparato que suministra insulina. / LV
  • El servicio de Pediatría imparte clases a menores para mostrarles cómo funciona un aparato que regula la cantidad de glucosa que necesitan

La Unidad Diabetológica del Servicio de Pediatría del Hospital Santa Lucía ha comenzado a impartir clases para enseñar a niños con diabetes a gestionar sus tratamientos y mejorar su calidad de vida y la de sus familiares. A través de unos cursos, dirigidos a menores de hasta 16 años, se les muestra cómo utilizar bombas de insulina (un dispositivo portátil que controla la glucosa en sangre las 24 horas del día).

Así, los propios afectados pueden autogestionar sus tratamientos y cambiar las dosis del medicamento dependiendo de la actividad que realiza, como durante excursiones o ejercicios extraescolares.

Este sistema se apoya en la 'telemedicina'. Los padres pueden transmitir a través de internet las diferentes dosis de insulina que necesita su hijo o incluso consultar sus dudas por correo electrónico. Los cursos son impartidos por la enfermera y supervisora de la Unidad de Pediatría del hospital, Mariví Blanco, y los pediatras José María Donate y Daniel Calvo.

De cuatro a seis dosis

Actualmente, en el área de salud de Cartagena, en torno a una quincena de niños utiliza ya este sistema, denominado ICSI (infusión continua subcutánea de insulina). El aparato administra la cantidad necesaria a través de un tubo pequeño (catéter) y una cánula (denominados equipo de infusión) que se implanta bajo la piel. La proporción que suministra se puede ajustar según las necesidades del paciente.

La ventaja de esta técnica es que permite variar la cantidad de insulina adaptándose a los distintos momentos del día, ya que se puede programar por horas.

Igualmente, el sistema permite también poner al paciente todos las dosis que necesite cuando come. En este caso solo debe informar a la máquina de los hidratos de carbono que va a ingerir y el nivel de azúcar. Entonces el aparato transmite la cantidad de glucemia que precisa el niño por 'bluetooth' a la bomba. Este sistema está financiado por el Sistema Nacional de Salud. No obstante, es el médico el que indica su idoneidad.

Este tipo de formación específica forma parte del programa que imparte la Escuela de Educación Diabetológica dirigida para cualquier niño que debuta en la enfermedad Diabetes Melitus 1. En ella se da completa información de todos los conceptos relacionados con esta patología, la enfermedad, los tipos de insulina, las formas de administración, el autocontrol con la glucemia capilar y la medición de hidratos de carbono, entre otros.