La Verdad

Por el inglés y por el submarino

Una clase de inglés, dirigida por la profesora Halina Kownacka, en el Hotel Carlos III.::
Una clase de inglés, dirigida por la profesora Halina Kownacka, en el Hotel Carlos III.:: / P. S. / AGM
  • Medio millar de jóvenes de toda España pasan este verano por la ciudad gracias a los cursos de idiomas de la Menéndez Pelayo

«Escogí como destino Cartagena porque es un lugar con mucha historia, cultura y, además, está cerca de la costa», cuenta Yolanda Puerto, una cordobesa de 21 años que estudia Historia del Arte y que ha pasado esta semana en la ciudad aprendiendo inglés. Ella forma parte del grupo de 480 alumnos becados por el Ministerio de Educación para participar en un curso intensivo de inmersión en lengua inglesa organizado por la delegación de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

La sede de esta institución está en la Cámara de Comercio, aunque el Hotel Carlos III acoge las clases y da alojamiento a los estudiantes. Está previsto que hasta mediados de noviembre (la iniciativa empezó en julio), cada semana lleguen a Cartagena treinta jóvenes procedentes de varias comunidades autónomas.

La beca incluye los gastos de manutención y el alumno solo se tiene que costear el billete del desplazamiento y cien euros en concepto de matrícula. La estancia es de cinco días, con un régimen semiinterno y de pensión completa. Y las clases están divididas en grupos de cinco personas, lo que garantiza una enseñanza más cercana. Además, todos los profesores son nativos, y la formación se completa con tres auxiliares de conversación y dos monitores de tiempo libre.

En total, los participantes pasan más de doce horas al día hablando la lengua de Shakespeare. En las rutas turísticas que hacen por las tardes por el casco histórico de la ciudad, un guía les explica por ejemplo 'The discovery and excavation of the Roman Theatre', es decir «El hallazgo y la excavación del Teatro Romano». El inglés no se deja ni siquiera durante la cena.

La coordinadora del curso, Halina Kownacka, comenta que «al estar en permanente contacto con el inglés, la evolución que hacen los alumnos es muy rápida. Desde el segundo día ya se nota que los estudiantes piensan en inglés. Algo que es muy importante porque su mente empieza a evolucionar y a aceptar el idioma».

Marta de Mora, una toledana de 19 años y estudiante de Economía, destaca que lo interesante de este curso es que la formación se compagina con la actividad cultural de la ciudad: «Es una semana en la que aprendes inglés y además visitas un lugar nuevo». Al igual que Marta, muchos otros alumnos indican que ese poso histórico es uno de los atractivos por los que se apuntan a este curso.

Es el caso de Ibón Ruiz, aficionado a la Historia y graduado en Finanzas y Contabilidad. «Me gusta investigar mucho sobre los acontecimientos y Cartagena es una ciudad excepcional para ello», dice durante uno de los descansos.

Esta semana, lo que más ha gustado a los estudiantes han sido las ruinas romanas y el submarino de Isaac Peral. María Jiménez, natural de Molina de Segura y futura graduada en Farmacia, ya había visitado la ciudad en otra ocasión y ha visto cosas cambiadas que le han agradado: «El submarino antes estaba en la calle y yo soy partidaria de que permanezca como ahora, dentro del museo».

El gerente de la Cámara de Comercio de Cartaegna, José Carlos Ros, se muestra convencido de que el impulso de esta edición hace factible aumentar el cupo a setecientos alumnos de cara al próximo año. Además, subraya que los participantes se muestran contentos en las encuesta de satisfacción.

Un referente nacional

El reto para Cartagena es captar a chavales de Valencia y Sevilla, ciudades donde también está presente la UIMP. Ros se muestra optimista: «Cartagena está creciendo como referente turístico, educativo y cultural todos los meses del año, y nosotros contribuimos a ello».