La Verdad

fotogalería

Un alumno maneja un dron, ante la mirada curiosa de varios compañeros en la UPCT. / José María Rodríguez

La Politécnica abre su fábrica del 3D

  • Treinta alumnos fabrican impresoras de objetos y robots para desactivar bombas. La asociación UPCT Makers, de la Escuela de Ingeniería Industrial, capta el interés de varias empresas con diseños y prototipos innovadores

«Un día estaba en casa y necesitaba un pomo nuevo para una ventana. Así que cogí esta impresora 3D [tres dimensiones], diseñé el pomo, lo imprimí y lo cambié por el antiguo. Otro día tenía un enchufe con la carcasa rota, la diseñé, la imprimí y la sustituí por la vieja. Y otro día el potenciómetro del frigo se me rompió, lo diseñé, lo imprimí y lo sustituí por el anterior. En definitiva, con esta impresora se pueden hacer cosas bastante funcionales. Y la ventaja es que este equipo no tiene los errores que mis compañeros de la carrera y yo encontramos en otras impresoras».

Con esos ejemplos, Roque Belda, estudiante de tercer curso del grado de Ingeniería Industrial Electrónica y Automática en la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT), ilustró ayer las utilidades de una de las innovaciones salidas de la cabeza y de las manos de una asociación de alumnos de la institución.

Un brazo articulado para desactivar bombas, un dron o vehículo aéreo no tripulado para grabar imágenes, un coche radiocontrol con cámara wifi (internet sin cables) y un robot luchador para el ocio figuran también entre los artilugios en los que trabaja la treintena de componentes de este colectivo, denominado UPCT Makers y apadrinado por la Escuela de Industriales.

En un patio de este centro, varios alumnos participaron en una exhibición con la que quisieron dar a conocer no solo prototipos ideados, fabricados y perfeccionados por ellos mismos, sino la colaboración con empresas de la Región de Murcia y de otras zonas de España que se les ha abierto a raíz de iniciativas como el reciente evento nacional 3D Printer Party, celebrado en León.

«Una de las máximas que nos mueve es que, según se ha constado en diversos estudios, de una charla magistral te quedas con el 5% de lo que te han explicado, pero con el aprendizaje basado en proyectos que haces tú mismo te quedas con el 95%», comentó Roque Belda. Con este espíritu, UPCT Makers (cuya dirección de contacto es upctmakers@gmail.com) sube a internet los planos de sus impresoras de objetos, montadas con piezas realizadas con otras impresoras de silicona y otros materiales fundidos. «Todo está en 'open source' [programas de acceso libre], para que cualquiera pueda descargarse el diseño y mejorarlo», dijo Belda.

Éste precisó que el coste de los materiales para montarse un equipo similar es de unos 250 euros. Es la mitad de lo que cuestan los modelos comerciales más baratos.

En el caso del un brazo robótico autónomo, está hecho con piezas impresas que permiten desplazarse y coger objetos y dispone de sensores para evitar obstáculos y de cámaras e infrarrojos para su telecontrol.

Servicio de reprografía

En cuanto al interés que han despertado en la industria con estos diseños y aparatos, desde la asociación comentaron que ya han tenido contacto con empresas como Printed Dreams, que participa en la Red de Cátedras de la Politécnica. «Nos han dejado impresoras comerciales para que las mejoremos, y nuestra idea es impulsar un servicio de reprografía 3D en la UPCT, adonde puedas llegar con tus diseños en un 'pen drive' e imprimirlos, al igual que en la impresión tradicional» en papel.