La Verdad

Quejas vecinales en Pozo Estrecho por una oleada de robos en coches

Vehículo calcinado el pasado domingo, en una calle de Pozo Estrecho. :: SPCT
Vehículo calcinado el pasado domingo, en una calle de Pozo Estrecho. :: SPCT
  • Arden dos vehículos tras un intento de asalto en uno de ellos, en lo que es el último episodio de una treintena de hurtos en calles del pueblo

Pozo Estrecho sigue siendo una de las diputaciones más castigadas por los ladrones. Si a lo largo de todo el año pasado los cacos pusieron sus miras en viviendas y casas de campo, ahora se centran en los coches. Desde hace tres semanas, los vecinos sufren una oleada de robos que ha dejado, al menos, una treintena de vehículos desvalijados, con las lunas laterales reventadas y las cerraduras forzadas.

Uno de los episodios más graves sucedió el pasado domingo. Unos delincuentes robaron un coche y le prendieron fuego en la calle Anade, una zona ubicada casi a las afueras del pueblo. Las llamas arrasaron el vehículo y afectaron a otro que estaba aparcado al lado. El humo también afectó a una vivienda colindante.

Los vecinos se sienten inseguros tras este nuevo episodio de violencia callejera que se une a los innumerables asaltos ocurridos en sus viviendas a lo largo de 2014. «Parece como si ahora les hubiera dado por los coches. Han dejado de entrar a las casas para hacerlo en los vehículos aparcados», explicó a este diario la presidenta de la Asociación de Vecinos de Pozo Estrecho, Sonia Montoya.

La mayoría de los robos, según esta representante vecinal, se han sucedido en las calles aledañas a los campos de cultivo, a las afueras del pueblo. «Creemos que eligen esas zonas porque así les es más fácil escapar sin ser vistos», explicó.

Móviles y radios

De los coches sustraen todos los objetos de valor que los ladrones encuentran dentro, como teléfonos móviles, tabletas y radiocasetes. Creen que se trata de una banda organizada asentada en el propio pueblo o en los alrededores.

Para atajar los atracos en las viviendas, los vecinos crearon patrullas nocturnas de vigilancia, pero a pesar de ello no han podido disuadir a los cacos que desvalijan casi todos los días algún vehículo.

Los vecinos están ya hartos de que se repitan actos vandálicos casi todas las semanas, a pesar de que en el pueblo hay un destacamento de la Policía Local. Precisamente, la directiva de la Asociación de Vecinos mantuvo una reunión hace unos días con el concejal de Seguridad, Mariano García, y con el coordinador municipal de Seguridad, Juan Antonio Calabria. En el encuentro, los galileos exigieron ampliar la dotación policial en la zona ante el aumento de la delincuencia.

«Increíblemente nos dijeron que solo tenían constancia de cinco asaltos en todo 2014 y que ya se había aumentado el número de agentes. Les dijimos que los vecinos no notan ese incremento porque los robos continúan», dijo Sonia Montoya.

Desde la formación Socialistas por Cartagena (SPCT), su portavoz, Juan Luis Martínez, también denunció esta última oleada de robos centrada en coches. Por ello exigió el aumento del número de efectivos de la Policía Local en el destacamento de la diputación.