La Verdad

Miguel Martínez y Juan Jesús Bernal, en la Cámara.
Miguel Martínez y Juan Jesús Bernal, en la Cámara. / P. SÁNCHEZ / AGM

El sueño de la Menéndez Pelayo

En esta nuestra Trimilenaria ciudad, días pasados, a la temprana hora de comprar la prensa, en el quiosco de la familia Soto, en las Casas de Peralta, nos encontramos, de repente, el concejal Camarzana, el otorrino Domingo Rodríguez, el presidente de la Cámara de Comercio, Miguel Martínez, y mi buen amigo 'El Chavo', camino de su frutería, El Chavo fruterías, donde se puede comprar una fruta exquisita. «Adiós, hasta luego».... y cada uno a seguir su camino, excepto el presidente de la Cámara, que me invita a un café en el emblemático Bar La Paz.

En su terraza, que tiene más público que el palco del Real Madrid, nos sentamos a disfrutar de un café de calidad, servido con toda su crema, acompañado de unos churros que están magníficos, recién hechos por el sucesor de Antonio, fundador del local, que dejó muy alto un nivel que sus sucesores han logrado igualar. Pues bien, nada más poner una de churros con los cafés, nos saluda y se incorpora Juan Jesús Bernal. Y en plena tertulia de sábado, surge el tema de Cartagena ciudad universitaria, y enseguida entenderán el por qué.

Aquí están UPCT, UNED, UCAM, escuelas Asociadas de Turismo, ISEN y ahora, UIMP... Esta última, la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, comenzó su singladura en nuestra Trimilenaria en 2012. Va creciendo poco a poco y este año ha conseguido consolidarse económica y socialmente.

En noviembre de 1945, el Gobierno, a instancias del ministro de Educación Nacional, José Ibáñez Martín, aprobó un decreto por el que se creó la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Santander, con sede en el antiguo Hospital de San Rafael. La nueva institución arrancó 1947, principalmente en el Seminario diocesano de Monte Corbán, aunque también en otros centros educativos de la ciudad.

En el verano de 1949, la Universidad volvió a tener como sede principal el Palacio de la Magdalena, sede emblemática que funciona en la actualidad. Cuenta, a la vez, con sedes en Barcelona, Cuenca, La Coruña, Granada, La Línea de la Concepción, Huesca, Santa Cruz de Tenerife, Sevilla y Valencia.

Idiomas y otros cursos

En Cartagena, se articula a través de un consorcio constituido por la Cámara de Comercio, que aporta infraestructuras y personal;, el Ayuntamiento de Cartagena, que aporta infraestructuras; y la UIMP, cuya principal aportación es el director académico, el cartagenero Juan Jesús Bernal.

Múltiples y diferentes son los cursos que la UIMP imparte aquí. Sirva como ejemplo el curso de inmersión lingüística en inglés, en el que participan más de 300 alumnos universitarios de toda España. Cada año, residen durante una semana, en régimen de pensión completa, en el Hotel Carlos III, en un tipo de semiinternado concebido para potenciar la destreza oral y comunicativa. La metodología, interactiva, solo se usa en esta Universidad y en media docena de ciudades españolas.

Todos los profesores son nativos, con lo que se asegura un aprendizaje de calidad. Cuando los alumnos, a las 6 de la tarde, terminan la jornada lectiva, se dedican a conocer la ciudad en visitas guiadas organizadas por la Cámara o por libre. Otros cursos especializados son los de Ecosistema de Emprendimiento o Turismo de Crucero. Y está previsto implantar los de Diagnóstico de las Pymes (pequeñas y medianas empresas) y Educación de la inteligencia libre.

Pero, para que esto funcione, hace falta equipo, y ¡menudo equipo! Empezando por el alma máter, Miguel Martínez Bernal, está el vicesecretario de la Cámara y coordinador académico en funciones, José Carlos Ros, quien ha realizado una labor de tal nivel que la calificación de los alumnos fue superior a 9,38. Eso fue motivo de felicitación a nivel nacional.

En cuanto a Juan Jesús Bernal García, es ingeniero superior de telecomunicaciones, doctor en Ciencias Económicas y Empresariales y catedrático en nuestra Universidad Politécnica. Es, asimismo, director académico de métodos cuantitativos e informáticos.

Juan Jesús, nacido en nuestra Trimilenaria en 1952, inició su formación en Maristas mientras correteaba por la calle del Duque, donde su padre tenía un comercio. Desde entonces, mucho ha llovido y mucho han cambiado sus aficiones, volcadas en la docencia, lo innovador y tecnológico, el cine, la novela histórica y, cómo no, sus tres nietos. Tiene publicados 7 libros, cerca de 140 artículos y más de 70 comunicaciones. Y pertenece a diversos comités científicos de congresos internacionales.

Dos cartageneros al frente

Al final, Miguel se marchó y, con un segundo y exquisito café, quedamos Juan Jesús y quien lo cuenta, Y fue entonces cuando el director académico comenzó a hablarme, y no terminaba, sobre la gran labor de Miguel al frente de la Cámara de Cartagena.

Me comentó un discurso de apertura que emocionó, allá por 1986, a un joven estudiante de Derecho que asistía ilusionado a un seminario sobre la Empresa Española en Santander. A pesar de ser un curso de un gran nivel académico y con ponentes de primerísimo orden, lo que más le cautivó fue el gran dinamismo cultural y social generado en la ciudad por alumnos, empresas e investigadores de España y el mundo, en constante convivencia y enriquecimiento personal.

Aquel estudiante soñó que, algún día, algo parecido podría suceder en su languideciente ciudad. Y ya se sabe, con tesón, esfuerzo, constancia, dedicación y sentido común, los sueños se hacen realidad. En ello estamos, en que la Trimilenaria sea faro en el Mediterráneo... Aquel joven estudiante de Derecho era nuestro Miguel Martínez Bernal.

Termino con un comentario que se ajusta a la realidad de muchos rincones: «Los rumores son creados por los envidiosos, regados por los chismosos y creídos por idiotas».