La Verdad

La 'parada' de Repsol genera 800 empleos y una inversión de 20 millones

Planta de Repsol en el Valle de Escombreras.
Planta de Repsol en el Valle de Escombreras. / Antonio Gil
  • La refinería trabajará durante 45 días en labores de revisión, reparación y mejoras de más de 250 equipos con el objetivo de reducir las emisiones de dióxido de carbono

La refinería de Repsol en Cartagena inició hoy los trabajos de reparación y mantenimiento de parte de sus instalaciones, la denominada 'parada', que supondrá una inversión de 20 millones de euros y dará trabajo hasta a 800 operarios.

La parada está destinada al mantenimiento de una de las áreas de producción de combustibles de la planta y a la mejora de la seguridad de las operaciones en esas instalaciones, informó la compañía en un comunicado.

Para ello, se llevarán a cabo las 24 horas del día durante 45 días labores de revisión, reparación y mejoras de más de 250 equipos a través de 42 proyectos. Éstos estarán destinados, por ejemplo, a mejorar la eficiencia en hornos, en subestaciones y modificaciones en equipos para asegurar la integridad de la operación y la seguridad de las personas.

A lo largo de esta parada de mantenimiento se incorporarán una media diaria de 600 operarios de más de 50 empresas contratistas, aumentando esta cifra hasta 800 personas en los momentos de máxima carga de trabajo.

Todas las empresas externas a Repsol que participarán en estos trabajos serán locales o regionales, excepto aquellas que desarrollan una actividad que no realiza ninguna empresa con sede en la Región, indicó la petrolera.

Este tipo de paradas de mantenimiento están programadas y se rigen por un calendario plurianual. La próxima está prevista para 2015 y contará con una mayor inversión que la actual porque los trabajos abarcarán más áreas.

Con esos trabajos, la refinería pretende acercarse más a su objetivo de reducir sus emisiones de dióxido de carbono en un 22 por ciento antes de 2016, con una media de 300.000 toneladas de CO2 menos cada año.

El desarrollo de una parada de mantenimiento de esta envergadura, indicó la compañía, requiere de un completo plan de seguridad, que afecta a todas las personas, empresas y procedimientos que van a participar en estos trabajos.

Cada una de las personas que accederán a la zona de trabajo ha recibido una formación específica en seguridad, a la que se añade otra que exige Repsol y que imparte previo al inicio de los trabajos.