El Cartagena: «¡Te lo doy todo, te lo doy todo!»

'Torrente', entre dos policías judiciales, en el juzgado.
'Torrente', entre dos policías judiciales, en el juzgado. / A. Durán / AGM

'El Cartagena' rogó por su vida mientras era golpeado con una barra de hierro, según la confesión del principal sospechoso

Ricardo Fernández
RICARDO FERNÁNDEZ

La única defensa que 'El Cartagena' llegó a presentar cuando comenzó a ser golpeado brutalmente en la cabeza cobró la forma de ruego. «¡Te lo doy todo, te lo doy todo!», gritaba en un intento de evitar que su agresor acabara con su vida. No lo consiguió.

Tan dramática circunstancia se ha conocido ahora, a raíz de la detención del presunto autor del crimen, un vecino de la pedanía abanillera de Macisvenda, Pedro Antonio C.V., de 35 años de edad y conocido por el sobrenombre de 'Torrente', quien ha confesado con todo detalle a la Guardia Civil cómo dio muerte a José María Lifante Cartagena en la tarde del 5 de diciembre pasado.

Fuentes próximas al caso han señalado a 'La Verdad' que el principal sospechoso no supo explicar muy bien las razones por las que comenzó la discusión que acabó con la muerte a golpes del traficante de cocaína. Se limitó a dejar constancia de que se había pasado todo el día bebiendo y metiéndose rayas de farlopa y que, cuando acudió a la casa de 'El Cartagena' a por más dosis, se acabó peleando con él por un desacuerdo en la cantidad de droga que le correspondía. Pero no fue capaz de concretar más al respecto.

Las mismas fuentes confirmaron que 'Torrente' reconoció haber aferrado una barra metálica maciza, de las utilizadas para levantar pesas, con la que golpeó repetidas veces en la cabeza a la víctima. Sin embargo, ello no se produjo hasta que 'El Cartagena' se encontraba ya tendido en el suelo, entre dos coches y en estado semiinconsciente, ya que previamente le habría asestado numerosos golpes con una llave de cruceta de gran tamaño y con otra en forma de L, de las utilizadas para sacar los tornillos de las ruedas de los coches.

La prueba más evidente de la enorme violencia del ataque y del considerable tiempo que se prolongó es que buena parte del suelo del garaje y de las paredes quedaron cubiertas de sangre. Mientras agresor y víctima forcejeaban, esta última gritaba: «¡Te lo doy todo, te lo doy todo!». Un desesperado intento de aplacar al atacante, a quien estaba ofreciendo toda la droga y el dinero que guardaba en casa a cambio de que no le quitara la vida.

'Torrente' aseguró que la cocaína y el dinero que le arrebató presuntamente a su víctima se los gastó a lo largo de una semana, mientras se dedicaba a recorrer bares y salones de juego de la comarca.

Fotos

Vídeos