La Verdad
Carnaval en la Región de Murcia

El Icue registra apretones por las mesas de los bares

  • Los más participativos fueron los más pequeños, que miraban con arrobo el paso de los bailarines, como si fueran seres de otro planeta

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

La Plaza del Icue volvió a ser, anoche, el punto más concurrido de un desfile festivo por el casco histórico. Allí se juntaron cientos de personas que atendían al discurrir del pasacalles hacia la calle del Carmen y a la vuelta por Sagasta. Todo pese a la señalización de vías de evacuación y paso que había que dejar libre. La presencia de decenas de mesas de los bares que servían consumiciones en ese momento hizo que resultara complicado desplazarse en cualquier dirección. Sin embargo, imperó la cordura y no hubo incidentes de importancia. El público, entre el que era frecuente ver también a personas disfrazadas, lo pasó en grande. Los más participativos fueron los más pequeños, que miraban con arrobo el paso de los bailarines, como si fueran seres de otro planeta.