La Verdad
Carnaval en la Región de Murcia

Delirio de color, magia y samba

El grupo coreográfico Ballet Kebanna interpreta uno de sus bailes, a su paso por la Alameda de San Antón, muy concurrida de público.
El grupo coreográfico Ballet Kebanna interpreta uno de sus bailes, a su paso por la Alameda de San Antón, muy concurrida de público. / P. SÁNCHEZ / AGM
  • Más de 3.500 carnavaleros recorren la ciudad durante casi cinco horas en el gran desfile

  • El numerosísimo público abarrotó la Alameda, el Paseo y las calles del casco antiguo en el cortejo más largo y participativo de los últimos años

«No hay que llorar, que la vida es un carnaval / y es más bello vivir cantando, oh oh oh ah». El espíritu de la cantante cubana Celia Cruz se sintió ayer en cada uno de los más de 3.500 carnavaleros que participaron en el gran desfile de esta fiesta que tiñó, durante casi cinco horas la Alameda de San Antón, el Paseo de Alfonso XIII y las calles del casco antiguo de color, magia y mucha, mucha samba.

Las cincuenta comparsas, grupos coreográficos y chirigotas lucieron sus trajes de ensueño, llenos de historia y simbolismo, ante las miles de personas que de pie, sentados en sillas, en las gradas de la calle del Carmen e incluso subidos a un pedestal de una farola, no quisieron perderse detalle de este desfile, el más largo -se amplió el recorrido un kilómetro- y el más participativo - hubo cinco nuevos grupos- de los últimos años.

Por primera vez, todas las reinas y damas se lucieron a lo grande subidas en diez carrozas. Junto a las plataformas iban siempre un bombero y personal de seguridad para evitar accidentes, sobre todo en el centro histórico, que era donde público y carnavaleros más cerca estaban. La temperatura de la noche fue casi perfecta y el ambiente inmejorable.

Colorida vestimenta

El desfile comenzó con media hora de retraso, lo que obligó a la organización a aligerar el paso de los participantes. Éso provocó algunos cortes, que no deslucieron el cortejo. La música sonó al unísono desde la Alameda y el Paseo, donde más público hubo, hasta la Plaza del Ayuntamiento, gracias a las decenas de altavoces repartidos por Arroyo Sonido por todo el recorrido.

La carroza de Don Carnal abrió la comitiva. Detrás, para calentar motores, quince comparsas escenificaron sus coreografías y mostraron sus coloridas vestimentas. En sus filas estaba lo mejor del carnaval de toda la Región, con grupos de Yecla, Santiago de la Ribera, Alcantarilla, Balsicas, Patiño y la ciudad de Murcia. Entre ellas destacó el Ballet Kebanna, de San Pedro del Pinatar, por su estilo y sus trajes de arlequines.

Tras ellos iban las ocho comparsas infantiles, entre las que destacó Mardance, que escenificó el thriller de Michael Jackson 'Plants vs Zombies'. Junto a ella iba Marchositas, cuyas integrantes se disfrazaron de maceteros; Ipanema Baby, de brujos; Renacer, de egipcios; y Divertilandia, de caribeños, entre otras. También destacaron las dos plataformas de las damas, tras las que marcharon la carroza de su reina.

Las nueve comparsas de mayores resultaron las más fotografiadas y también las más marchosas. Tras ellas salieron las 14 adultas con las plataformas de sus damas, intercaladas, y la de la reina absoluta, al final, con un vestido alegórico al cine. Muy aplaudida fue la de la Cenicienta de la comparsa Sopetón, iluminada con luces led, o los integrantes de Ágora, disfrazados de cocineros, policías, enfermeras, bomberos y mecánicos.

El desfile no estuvo exento de crítica por parte de los grupos. La que más fue la Real e Ilustre de Vista Alegre, quienes se acordaron de la popular cantante Isabel Pantoja, a quien llevaban entre rejas. Además, en el furgón que les seguía llevaban una gran pancarta en la que se podía leer: «Romería del Cristo, la que ha liado Podemos y nuestra Señora Pilar». Cerrando iban las catorce chirigotas que a lo largo del día inundaron con sus letras repletas de sarcasmo y buen humor las plazas del centro.

El fin de fiesta

Aunque el final estaba marcado en la Plaza del Ayuntamiento, la fiesta acabó en la de San Francisco, donde desde las diez de la noche había música para seguir bailando. Más tarde, sobre las doce y media actuó la cantante cubana afincada en Murcia Rosa Cruz, quien en hora y media, aproximadamente, realizó un recorrido por la canciones más emblemáticas de la celebre artista Celia Cruz. Los carnavaleros continuaron la fiesta después, por los bares de copas del centro hasta altas horas de la madrugada.