Cárcel para los dos sospechosos de traer un alijo de 840 kilos de hachís

La Guardia Civil arresta, además, a un marroquí afincado en La Manga que presuntamente les iba a ayudar a descargar

LA VERDADMURCIA

Dos de los sospechosos de tratar de introducir en la Región un alijo de 840 kilos de hachís ingresaron en prisión provisional. Tal y como avanzó 'La Verdad', el servicio marítimo de la Guardia Civil asestó el pasado sábado un nuevo golpe contra el tráfico de drogas al interceptar un barco, frente a la costa de Cabo de Palos, que ocultaba en sus entrañas este importante alijo.

La operación se produjo el pasado sábado, cuando los agentes de la citada unidad detectaron, frente a la costa de Cabo de Palos, una embarcación de recreo que les pareció que navegaba de forma sospechosa. Tras acercarse a la zona para inspeccionar la nave e identificar a la tripulación, los agentes se percataron de que estos se mostraban nerviosos y que incurrían, además, en algunas contradicciones sobre el motivo por el que estaban allí.

Ante las sospechas, los efectivos registraron la embarcación y encontraron, ocultos en la torre patronera, hasta 21 fardos que contenían 840 kilos de hachís. Los dos tripulantes, que al parecer no mantenían un vínculo cotidiano, fueron arrestados en el momento. Según precisaron fuentes del cuerpo, se trata del dueño de la embarcación -un vecino de Tarragona, español y de 48 años- y de su patrón -vecino de Almería, español y de 42 años-. La 'Operación Despedido' se saldó, además, con un tercer arrestado: un marroquí de 39 años, afincado en La Manga del Mar Menor, que presuntamente les iba a ayudar a descargar la droga una vez que tocasen tierra.

Los agentes encontraron ocultos en la nave un teléfono satelital y un GPS marino

Todos ellos prestaron declaración ante el titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Cartagena, que ordenó el ingreso en prisión provisional de los dos primeros. Están acusados de sendos delitos de tráfico de drogas, para lo que utilizaban un teléfono satelital y un GPS marino, incautados en la nave.

El descubrimiento de este jugoso alijo se produjo en el marco de la especial vigilancia que el servicio marítimo de la Benemérita está desplegando en la costa cartagenera. A finales del pasado año, otro golpe de esta unidad permitió incautar un alijo de más de 1.300 kilos de resina de hachís oculto en un yate.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos