«Mis canciones nacen de anécdotas cotidianas»

Miguel Pérez. / Nacho garcía / AGM
Miguel Pérez. / Nacho garcía / AGM

El líder de Mommy Drinks nos cuenta cómo nació la banda y de donde llega su inspiración

MINERVA PIÑERO

Hace dos años, Miguel Pérez decidió sustituir las clases de Filología Inglesa por la música. Autodidacta, el joven guitarrista dedica su rutina al instrumento que, fruto de la casualidad, despertó su atención. Sin saber que se convertiría en la primera prioridad de su vida, se apuntó a clases de guitarra para acompañar a su hermano, cuando tenía siete años, encaminado por sus padres. Conoció la música y jamás se separó de su lado. Cantante de Mommy Drinks, se encarga de componer los acordes de su guitarra y las letras de las melodías, que después serán acompañadas por un bajista y un baterista.

-¿Dónde nace Mommy Drinks?

-En Murcia, gracias a las ganas de crear algo diferente. A través de diversos foros de música y de amigos en común, contacté con los actuales músicos que completan el grupo, un baterista y un bajista, y nos lanzamos a la aventura. No nos conocíamos, pero pronto empezamos a darle forma a lo que sería nuestra primera maqueta. La hemos grabado en tan solo cuatro meses.

-¿Y sus letras?

-No sigo ningún patrón a la hora de escribir. Me gusta plasmar las anécdotas cotidianas, ya sea un hecho que me haya contado un amigo, un suceso que haya visto en la televisión o cualquier experiencia personal. Mi base son los hechos. Después, comienzo a escribir, a imaginar, a pensar en los antecedentes y en las futuras consecuencias que de ellos se derivan. Así nacen las canciones.

-¿Qué historias relatan las canciones que conforman su primera maqueta?

-Abordan diversos temas, pues las canciones, entre ellas, son muy diferentes. Pero tienen un punto en común: el descubrimiento del mundo exterior. Pretendemos que las letras de esta maqueta transmitan el primer contacto con algo nuevo, como si fuera la primera vez que una persona pisara un planeta después de abandonar la Tierra. A través de la música, plasmamos una especie de despertar y de iniciación en diferentes aspectos.

-¿Como el despertar que tuvo Mommy Drinks en su primer concierto, celebrado este año?

-Sí, el pasado febrero. Nuestro primer concierto como grupo fue en la Sala Musik, donde nos escucharon más de ochenta personas. Nos sorprendió que viniesen tantos oyentes. Fue increíble.

-¿Qué significado esconde el nombre del grupo?

-La rebeldía y la libertad de un niño que podría ser, por ejemplo, Mowglie. Él vivía en la naturaleza, sin reglas, y nosotros queremos transmitir cierto salvajismo. También representa la libertad de una madre que, encorsetada por las obligaciones diarias, decide coger una botella de vino y no pensar en nada más.

-Y usted, ¿es rebelde?

-No me gusta definirme, pero un poco rebelde sí que soy, o quizá es lo que puedan reflejar mis actos. Después de cursar durante dos años Filología Inglesa en la UMU, decidí abandonar la universidad para dedicar mi tiempo completo al grupo, para entregarme a la música de una forma más profesional y seria. No se me da bien ser moderado: creo que los actos drásticos, ya sean para bien o para mal, son los que merecen la pena, los que nos guían en el momento de encauzar la vida por un camino u otro. Por suerte, aunque al principio mis padres me calificaron como loco, ahora me apoyan y me entienden. Además, no me sentía cómodo dentro del mundo académico, no encajaba bien.

-¿Qué diferencia a su estilo musical del resto?

-Creo que es un estilo que puede llamar la atención de quienes escuchan rock, electrónica, música psicodélica... Aún no tenemos un estilo completamente definido, ya que solo llevamos un año tocando juntos. De momento, conforme avanzamos, la conexión entre nosotros aumenta. Como equipo, actualmente estamos consolidando un tono más electrónico. Aun así, corresponde a la industria y a los críticos musicales realizar la definición del estilo que creamos.

-¿Surgen primero los acordes en su guitarra o las letras?

-Las letras, sin duda. Primero, escribo las canciones. Después, cada historia me indica la música que le debe acompañar. En cierto modo, las letras guían el discurso que le corresponde a los instrumentos.

-¿Dónde se imagina tocando?

-En los escenarios del Mad Cool, un festival de música bastante competente tanto a nivel nacional como internacional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos