Una cámara muy avispada

Shuangjie Zhou en su vivienda del barrio murciano de El Ranero donde sufrió el robo. / edu botella / agm

El sistema de vigilancia de un comerciante chino capta a un ladrón que se coló en su casa. El asaltante forzó la puerta del patio y, una vez dentro, se hizo con varios móviles y con dinero en efectivo

Alicia Negre
ALICIA NEGREMurcia

Para cuando se fue a dar cuenta ya era demasiado tarde. Su rostro había dejado de ser una incógnita. Una cámara de videovigilancia captó este miércoles a un ladrón cuando saqueaba una vivienda en el barrio murciano de El Ranero. Su propietario, el comerciante chino Shuangjie Zhou, entregó las imágenes a los agentes de la comisaría de la Policía Nacional de San Andrés, donde acudió a poner la denuncia. Los investigadores de la Policía Científica trabajan ya para tratar de identificar cuanto antes al extraño que aprovechó la ausencia de este vecino para colarse en su vivienda.

Las imágenes recabadas por el sistema de seguridad de la casa muestran al ladrón recorriéndola tranquilamente. Lleva una gorra y unos guantes amarillos con los que revisar todo a su antojo sin dejar huellas dactilares. La cámara, que cuenta con un sensor de movimiento, sin embargo, le detecta y enfoca hacia su posición, momento en que se percata de la existencia del aparato y lo mueve para evitar que siga grabando.

La cámara de seguridad capta al ladrón con unos guantes.
La cámara de seguridad capta al ladrón con unos guantes. / LV

Este asalto se produjo, según consta en la denuncia, el miércoles en torno a las once de la mañana en una vivienda de la Calle Nuevas Alegrías de El Ranero. El ladrón se coló, al parecer, en el domicilio tras forzar la puerta trasera del patio. Shuangjie Zhou, al llegar a casa, se lo encontró todo revuelto y se percató de que la puerta de acceso desde el patio se encontraba abierta y forzada, con daños en el marco y la cerradura.

Un vecino encontró en su patio una mochila con los objetos sustraídos

Al inspeccionar sus cosas, se dio cuenta de que faltaban varios teléfonos móviles y 65 euros. Más tarde, no obstante, su vecino le alertó de que había encontrado una mochila -que reconoció como suya- en su patio y allí encontró los efectos que le habían sido sustraídos. Ante estos hechos, telefoneó al 091 y una patrulla de la Policía Nacional se presentó en su vivienda. El asaltante cuenta, al parecer, con un tatuaje bastante significativo que podría ser crucial para su identificación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos