Cachá esquiva la reprobación en la Asamblea por la polémica de las charlas de sexualidad

La consejera y el presidente ríen y gesticulan mientras escuchan a Urralburu./J. M. Rodríguez / AGM
La consejera y el presidente ríen y gesticulan mientras escuchan a Urralburu. / J. M. Rodríguez / AGM

La consejera niega que se hayan suspendido clases por instrucciones suyas e insiste en la autorización de los padres para recibir formación no obligatoria

Gregorio Mármol
GREGORIO MÁRMOLCartagena

Los padres tendrán la última palabra sobre la decisión de dejar, o no, que sus hijos asistan a charlas sobre sexualidad que se imparten fuera de la Programación General Anual (PGA) de sus colegios por personal no docente. Así lo mantuvo ayer la consejera de Educación, Adela Martínez-Cachá, tras eludir en la Asamblea Regional la reprobación pedida por Podemos. Este partido le acusa de haber suspendido en escuelas públicas formación ofrecida por miembros de colectivos LGTB, tras «recibir presiones de 'lobbies' ultracatólicos», dijo su portavoz, Óscar Urralburu.

La «condena política» de Cachá la evitó Ciudadanos, que se abstuvo y permitió al PP tumbar la iniciativa de Podemos, apoyada solo por el PSOE. Para el partido naranja era un castigo «excesivo». No obstante, reclamó la continuidad de la formación sexual en las aulas. Según la consejera, nunca se dejó de impartir. Bien distinto, matizó, es que los padres no autoricen la asistencia de sus hijos a esa formación extracurricular impartida por personal ajeno a los colegios. «Este Gobierno va a garantizar que los padres sean informados, porque todo lo que es obligatorio no es objetable, pero lo no obligatorio puede ser objetable salvo que esté en la PGA», aseguró ella.

Durante un debate duro a ratos, Urralburu acusó a Cachá de «ideología homófoba» y justificó la necesidad de reprobarla por «condicionar y limitar» la enseñanza de unos contenidos que él sí considera incluidos en el currículo y amparados por la legislación. Recordó que la educación afectivo sexual está «aceptada inmensamente por la sociedad», pese a que en algunas localidades se haya dejado de impartir tras las quejas de padres. Lo atribuyó a las presiones del «'Tea Party' murciano» que, según él, forman el «Foro de la Familia y el señor [José Luis] Mendoza», presidente de la UCAM.

Aunque matizó que la reprobación no suponía una obligación de dimitir, Urralburu no logró que Ciudadanos apoyara su petición. El diputado de la formación naranja Juan José Molina consideró esencial formar a los alumnos para favorecer principios como la igualdad y la tolerancia en la sociedad. Pero consideró «excesiva» la reprobación de la consejera, que siguió el debate sentada en el escaño contiguo al del presidente, Fernando López Miras.

Solo el PSOE apoyó a Podemos y reclamó, además, la retirada de las instrucciones que la Consejería envió a los colegios para suspender el programa de educación afectivo sexual mientras no hubiera consentimiento familiar, motivo de la controversia. La diputada Isabel Casalduero identificó las sesiones impartidas por miembros del movimiento LGTBI como el origen del problema, por el rechazo de colectivos conservadores. «Nada les ampara ni legal ni socialmente» a esos grupos, consideró Casalduero.

Javier Iniesta, del PP, negó la polémica y ciñó todo a las quejas de algunas familias por el contenido de unas charlas no curriculares en colegios e impartidas por personal no docente. Pero la formación sexual se mantiene donde hay alumnos autorizados por sus padres, que «tienen derecho legítimo a ser informados de las actividades de sus hijos. No hay discriminación», aseguró Iniesta, ovacionados por los miembros del Foro de la Familia que siguieron la sesión en la misma sala con activistas LGTB.

Ley de Memoria Democrática

Podemos recibió otro varapalo en la misma sesión. PP y Ciudadanos sumaron sus votos para rechazar que se siga tramitando la Ley de Lugares y Senderos de la Memoria Democrática. La formación naranja sostuvo que esta materia es una competencia estatal ya incluida en la Ley de Memoria Histórica.

Además, el Pleno aprobó por unanimidad una iniciativa de Cs para pedir la implantación de desfibriladores en colegios y un plan de formación básica en técnicas de reanimación cardiopulmonar para alumnos de entre 10 y 18 años.

Los portavoces retrasan un día el debate de la Región

La Junta de Portavoces de la Asamblea Regional fijó en su reunión de ayer el debate sobre el estado de la Región para los días 12 y 13 de junio, pese a que habían previsto arrancar un día antes por problemas de agenda ya subsanados. Con esas sesiones se cerrará en la práctica el tercer año legislativo, ya que no está previsto programar más actividad parlamentaria, salvo algunas comisiones con trabajos pendientes. Solo Podemos se mostró partidario de extender la actividad en la Asamblea hasta julio, como en ejercicios anteriores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos