Los caballos de Roca, el cerebro de 'Malaya', se mueren de hambre

Aspecto de desnutrición que presentan algunos caballos de esta granja de Dúrcal./G. C.
Aspecto de desnutrición que presentan algunos caballos de esta granja de Dúrcal. / G. C.

La Guardia Civil investiga por maltrato animal a un ganadero de Granada que adquirió estos equinos incautados al cabecilla de la trama

J. R. VILLALBAGranada

El 'caso Malaya' llevó a la cárcel a medio Ayuntamiento de Marbella en 2007, entre ellos al cerebro de la trama, el cartagenero Juan Antonio Roca, que atesoró una gran fortuna gracias a los fraudes cometidos a través del urbanismo marbellí. Entre los muchos bienes que la justicia le incautó había toda una ganadería del sello Marqués de Velilla. Los juzgados han ido subastando poco a poco todos los equinos de este hierro y una de las últimas fue registrada en 2014. Agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) investigan a un ganadero de Dúrcal al que le han encontrado varios equinos de esta ganadería, en un establo donde convivían noventa caballos, potros y burros en estado de desnutrición.

Según publica Ideal, el pasado mes de octubre agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil de Granada descubrieron en las inmediaciones de la localidad de Dúrcal una granja donde había 73 caballos de Pura Raza Española, 5 burros, 10 ponis y 2 mulos en unas instalaciones claramente deficientes para el número de animales que allí había.

Al examinar los caballos se descubrió, además de que pertenecieron anteriormente a Juan Antonio Roca, que muchos de ellos presentaban deficiencias tanto de alimentación como de movilidad, por lo que los agentes del Seprona solicitaron que un veterinario especialista en este tipo de animales los inspeccionara e informara sobre su estado.

El veterinario, tras inspeccionarlos, informó que en dicha explotación había «al menos siete animales en un estado nutricional caquéctico, muy deficiente, que indica la ausencia de cuidados elementales por un tiempo largo, y están en un estado que menoscaba su salud al punto de tener riesgo de fallo multiorgánico que les lleve a la muerte», según consta en el informe.

El veterinario también expuso que la cantidad de animales por superficie excedía en mucho los límites de carga ganadera; las condiciones deficientes de insalubridad en la instalaciones y que los caballos estabulados (25) no hacían nunca ejercicio, «apareciendo faltos de musculación y sucios al revolcarse en su estiércol».

La Guardia Civil ha comprobado que la explotación ganadera no está registrada legalmente y que el investigado no ha podido acreditar la legal procedencia y la titularidad de los animales que allí había.

La asociación El Refugio del Burrito de Fuente de Piedra (Málaga) y la fundación Caballos en Peligro de España de Almadén de la Plata (Sevilla), se han ofrecido para hacerse cargo de los caballos intervenidos en Dúrcal.

Más de 400.000 euros

En enero de 2007, diez meses después de la intervención judicial en el 'caso Malaya', tuvo lugar la venta de 23 caballos de pura raza española de capa negra de la ganadería Marqués de Velilla. La operación, cifrada en más de 400.000 euros, incluyó el traspaso del semental principal, de nueve yeguas preñadas y de dos ejemplares que habían resultado ganadores del Salón Internacional del Caballo de 2005. La Audiencia Provincial de Málaga permitió en 2010 la venta del resto de la yeguada, una operación «prioritaria» con el fin de eliminar los gastos que generaban los animales. Y en 2014, se acabó de finiquitar la venta de los equinos del hierro Marqués de Velilla.

La Junta de Andalucía ya avisó en 2007 de que de los 105 caballos de pura raza intervenidos al presunto cerebro de la trama de corrupción municipal en Marbella, Juan Antonio Roca, tres potros habían fallecido, nueve equinos estaban enfermos y el resto se encontraban «en general en buen estado».

El cuidado de la explotación ganadera Marqués de Velilla estuvo a cargo de un administrador judicial que fue nombrado por el juez del caso Malaya, antes de que los equinos propiedad de Juan Roca fueran subastados.

La sorpresa de los agentes del Seprona fue comprobar que los chips de los caballos que se encontraban desnutridos, así como de muchos otros del resto de la ganadería, pertenecían a la ganadería de Marqués de Velilla, adquiridos en su día por el ganadero de Dúrcal investigado por la Guardia Civil. No es la primera vez que caballos de este hierro perecen de hambre. Tal y como se ha contado en esta información hubo equinos que después de ser intervenidos a Juan Roca murieron por desnutrición. El ganadero de Dúrcal se enfrenta ahora a un delito por maltrato animal cuyas penas de prisión se mueven entre los tres meses y un día de cárcel al año de reclusión.

Fotos

Vídeos