Burros, fruta gratis y PP contra PP

Tres jóvenes se hacen un selfi ante la mirada de varios miembros del Gobierno regional y del PP murciano; entre ellos, el presidente Fernando López Miras./Nacho García / AGM
Tres jóvenes se hacen un selfi ante la mirada de varios miembros del Gobierno regional y del PP murciano; entre ellos, el presidente Fernando López Miras. / Nacho García / AGM

Los miembros del Gobierno regional sufrieron algún que otro abucheo, pero también muestras de agradecimiento por su presencia en una marcha con demasiado silencio

Daniel Vidal
DANIEL VIDALMurcia

Una buena tropa de manifestantes todavía estaba pidiendo cafés y tostadas de tomate para el almuerzo en las cafeterías de las calles aledañas a la plaza Fontes cuando el reloj de la Catedral marcó la hora de inicio de la manifestación, las diez en punto de la mañana. Había que coger fuerzas, porque hacía frío, pero sobre todo había ganas de reivindicar lo mucho que hace falta el agua en esta región. Aunque las proclamas vía megáfono se echaron de menos con respecto a otras convocatorias, dejando demasiado espacio al silencio en muchas ocasiones, los manifestantes no dejaron de darle a los silbatos y de levantar las correspondientes pancartas. Incluso hubo algún que otro pitido y abucheo cuando el presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, y los consejeros del Gobierno regional hicieron acto de presencia frente a la puerta de la CHS, en un pasillo que a más de uno le recordó al que recorrió Cersei Lannister en 'Juegos de Tronos'. «Me esperaba más (abucheos)», se sinceraba un miembro del Ejecutivo regional con 'La Verdad'. Pese a todo, en general, la mayoría de los manifestantes que se acercaron ayer a López Miras pedían estrechar la mano o simplemente un selfi. Sin embargo, a muchos no dejaba de llamarles la atención que destacados miembros del PP marcharan en manifestación desde la CHS (del PP) hacia la Delegación del Gobierno (del PP) para exigir medidas al Ejecutivo de Rajoy (del PP, claro). ¿PP contra PP?

Nada más lejos de la realidad... del PP regional. El discurso 'oficial' trataba de hacerlo todo comprensible: «Nadie debe extrañarse de que el PP defienda que llegue agua a la Región. Pero hoy pedimos no vivir permanentemente de soluciones puntuales. Exigimos y reclamamos soluciones definitivas que pasan por un pacto nacional del agua», aseguraba el portavoz regional del partido en la Asamblea, Víctor Manuel Martínez. También despejaba dudas la portavoz de la Comunidad, Noelia Arroyo, quien dejó claro antes de acudir a la manifestación que la presencia del presidente junto a todo su gabinete no significaba una protesta «contra el Gobierno de España», sino un «apoyo» público a los agricultores murcianos.

Agricultores que no dejaron pasar la oportunidad de 'plantar' frente a las puertas de la CHS varios tubos del salmueroducto desmantelados por el organismo este año, y que fueron transportados hasta el centro de la capital en un precioso burro blanco. «Han tenido la desfachatez de arrancarlo a trozos», criticó el líder de los regantes en el Campo de Cartagena, Vicente Carrión: «La situación está muy caliente, y vamos a seguir insistiendo con más contundencia porque, para que las cosas se solucionen en España tiene que haber mucha más presión».

Para presión, sin embargo, la que algunos llevaban en las latas de cerveza que acompañaban los bocadillos de jamón y queso con los que aguantar el tirón hasta la Delegación del Gobierno, como Juan Martínez, regante de Alcantarilla, pertrechado con gorra y chaquetón. También iban convenientemente abrigados todos los miembros del Gobierno regional, y no solo por sus respectivas ropas de invierno. Una nutrida representación de fornidos guardaespaldas se ocupó de rodear y proteger de incidentes indeseables a López Miras, Arroyo y compañía, que se 'incrustaron' en la parte trasera de los marcha tras la invitación del Círculo del Agua a participar, pero «a no encabezar la manifestación», según fuentes del colectivo: «Por lo menos que estén donde deben estar», aseguraba Pedro García, uno de los regantes que portaba una de las pancartas tras la que caminaban los miembros del Ejecutivo autonómico. «A ver si hacen algo, porque no deberían haber dejado que llegáramos a esta situación», se mostraba más crítica Esperanza Ramírez, de Cieza.

Mientras el jefe del gabinete del presidente, David Conesa, se afanaba por agrupar a consejeros, diputados y alcaldes del PP que se dispersaron rezagados cuando la manifestación enfiló la Gran Vía, la cabeza de la protesta llegaba prácticamente a la Delegación del Gobierno. Fue entonces cuando una regante agarró el infrautilizado megáfono para clamar contra los políticos que «no defienden en Madrid lo que prometen en Murcia», y también cuando los miembros del Gobierno adelantaron sus posiciones para apostarse en un lugar más visible. Justo enfrente del puestecito donde la organización regaló lechugas, alcachofas, calabacines y limones a los asistentes, aunque algún alcalde que otro aprovechó para no irse de «vacío», como fue el caso del primer edil de San Javier, José Miguel Luengo (PP), que exhibía entre compañeros de partido una lechuga y un limón a modo de 'trofeo'. No fue el único alcalde que acudió a la llamada. José Ballesta (Murcia); Esther Clavero (Molina de Segura); Alicia Jiménez (Mazarrón); Marcos Ortuño (Yecla) y Joaquín Buendía (Alcantarilla), entre otros, también se dejaron ver en la protesta. Aunque parece que estos alcaldes dejaron las lechugas y los limones gratis para otra ocasión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos