«Las bulerías, los tangos y las rumbas propician la mejora de la autoestima»

Victoria Cava, con su tesis./LV
Victoria Cava, con su tesis. / LV

Victoria Cava Guirao Maestra, cantaora y doctora en Educación

Antonio Botías
ANTONIO BOTÍASMurcia

Desde pequeña, de la mano de su padre pues también canta y es profesor, aprendió Victoria Cava a amar el flamenco y la enseñanza. Así que no extraña que lograra primero licenciarse en esta materia, más tarde en Periodismo y ahora superar con éxito la presentación de su tesis, titulada 'Las coplas flamencas como transmisoras universales de comunicación y herramienta didáctica: Un caso aplicado sorprendente'. Esta obra, original por lo inédita de la materia y sus resultados, demuestra que el flamenco resulta útil en el desarrollo de las capacidades motrices, físicas, psíquicas y socioafectivas de los estudiantes con necesidades especiales. La tesis, dirigida por Antonio Parra, viene reafirmada por informes de muy diversos expertos en la materia.

-¿Por qué decidió hacer su tesis sobre esta curiosa materia?

-Porque el flamenco es una música nacida por y para el pueblo. La sociedad ha ayudado a que este arte, a pesar de nacer en un contexto hostigado, haya traspasado fronteras y llegado a todo el mundo. Ahora le toca devolver el bien como herramienta didáctica y terapia para el alumnado con necesidades educativas especiales. Mis estudios y trabajo como cantaora, maestra de música y periodista me propiciaron el escenario perfecto para llevarlo a cabo.

-¿Qué beneficios tiene el flamenco en la enseñanza de estos niños?

-Ayuda al desarrollo de las capacidades motrices, físicas, psíquicas y socioafectivas de los discentes, posibilita en la disminución de comportamientos disruptivos al propiciar la liberación del estrés, mejora la creatividad, la comunicación, la seguridad y autoestima, permite la interacción con el medio que les rodea. Además, mejora el aparato fonador, la respiración, el habla, la entonación, la deglución, la memoria, la atención...

-¿Y ha demostrado en qué beneficia a los mayores?

-Los beneficios para los niños son extrapolables a mayores, pues la investigación se realizó con los alumnos del colegio de Educación Especial Pilar Soubrier, de Lorca, de edades entre los 3 y los 22 años. Eran una muestra idónea. Lo llamativo en mayores fue la mejora en las relaciones y el incremento de la autoestima.

-¿Qué informes apuntalan su tesis?

-Informes de doctores, expertos y profesionales de diversos ámbitos académicos y científicos, los cuales emitieron juicios al evaluar el trabajo realizado con los alumnos.

-Dentro del género, ¿qué palos flamencos son más efectivos?

-A la hora de exponer el flamenco al alumnado, hemos observado que no hay palos que predominen. Todo dependerá de la patología. Los cantes alegres, como bulerías, tangos o rumbas, propician la mejora de la autoestima, el equilibrio corporal, la interacción social. Los palos más 'jondos' y solemnes, como las siguiriyas, saetas, soleá o mineras, actúan de modo catártico, ayudando a expresar y liberar emociones para después tratarlas por medio de otros palos.

-¿Cuándo supo usted que quería ser cantaora y profesora?

-Siempre. El flamenco lo llevo en la sangre desde el vientre de mi madre, pues pertenezco a una familia de tradición flamenca. Mi padre canta y es profesor de Pedagogía Terapeútica y Audición y Lenguaje. Él me inculcó el amor a los discentes y a servir a las sociedades futuras enseñando y haciendo hombres de bien. El periodismo me enseñó a entender los entresijos de la comunicación y, sobre todo, a luchar siempre por la verdad.

-¿Considera necesario que esta música magistral reciba más apoyo público en Murcia?

-Sí. Y no solo en Murcia, sino a nivel nacional e internacional. El flamenco fue declarado por la Unesco Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Ha demostrado que puede servir como herramienta didáctica y terapéutica al alumnado con necesidades.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos