Borrell: «El futuro de España depende de lo que pase en las elecciones de Cataluña»

Josep Borrell, durante la conferencia que ofreció ayer en el Casino de Murcia./Vicente Vicéns / AGM
Josep Borrell, durante la conferencia que ofreció ayer en el Casino de Murcia. / Vicente Vicéns / AGM

«Sería bueno que las personas que vayan a ser candidatos no estén en prisión preventiva; les daría un plus emocional»

Julián Mollejo
JULIÁN MOLLEJOMurcia

«Es posible y necesario que haya un Gobierno no independentista en Cataluña, y, como es necesario, hay que hacerlo posible, porque el futuro de España como país depende de lo que pase en las elecciones catalanas del 21 de diciembre». Lo dijo ayer en el Foro Nueva Murcia Josep Borrell, exministro socialista y expresidente del Parlamento Europeo que, a raíz su intervención, junto a Mario Vargas Llosa, en la manifestación de Barcelona del 8 de octubre en defensa de la unidad de España, se ha convertido en uno de los principales arietes intelectuales contra el independentismo.

Surtido de diáfanos argumentos y sensatas opiniones, Borrell abarrotó el patio del Casino de Murcia que acoge las conferencias del Foro Nueva Murcia. La de ayer tenía por título 'Europa, entre la integración y la desintegración', un fenómeno de fuertes tensiones contrapuestas en el que se enmarca la crisis catalana y también el 'Brexit'. «No se da solo en España, también en otras regiones ricas como Escocia, en el Reino Unido; Flandes, en Bélgica, y Véneto, en Italia», comentó Borrell, quien reprobó «el discurso supremacista de los movimientos desintegradores».

«Es posible y necesario que haya un Gobierno no independentista en Cataluña»

Frente a ellos, es preciso «sustituir la confrontación por la convivencia, la fuerza por el derecho», agregó el político. «Por eso los independentistas son, aunque no lo saben, profundamente antieuropeístas, porque Europa representa el imperio de la ley, la solidaridad, mientras que su actitud es la violación de la ley y el rechazo a la solidaridad». «Con estas credenciales, en Europa no van a ninguna parte y por eso ningún país ha reconocido a esta fantasmagórica república catalana», aseguró.

«Para resolver el problema se necesita mucho respeto, mucha pedagogía, mucha paciencia y comprensión»

Un problema podrido

Borrell llegó al Casino de Murcia acompañado de Cristina Narbona, presidenta del PSOE, y del secretario general de los socialistas murcianos, Diego Conesa, quien realizó la presentación del orador. Entre los asistentes figuraban numerosos cargos públicos de este partido y veteranos militantes, como Carlos Collado, José Méndez y José Salvador Fuentes Zorita, además de empresarios y profesionales de muy distintos ámbitos.

A pesar de augurarles a los separatistas poco futuro, el exministro alertó sobre el riesgo de caer en la inacción. «Un problema sí que hay, pero no podemos pensar que esto se va arreglar con el paso del tiempo ni tampoco a garrotazos», indicó. «Hemos cometido el error de dejar que se pudra», por lo que ahora «requerirá mucha pedagogía, mucho respeto, mordernos la lengua, porque no hemos hecho suficiente política para resolverlo», agregó.

«Llamarles presos políticos [a los dirigentes catalanes encarcelados] es un insulto a los presos políticos de verdad»

En ese duelo de las fuerzas integradoras y desintegradoras que hacen crujir las costuras del viejo continente, Borrell cree que «el futuro de Europa también se juega en Cataluña», y en esta coyuntura una partida trascendental serán las elecciones del 21 de diciembre.

Alta participación

«Hay que obtener la mayoría en el Parlamento catalán y eso significa que tiene que haber una participación muy alta. Si pasamos del 80%, el resultado permitiría que no hubiera un gobierno independentista», reflexionó. A su juicio, «todos los catalanes, incluyendo los abstencionistas de siempre, debemos participar en la decisión de nuestro futuro. Seguramente, no habríamos llegado donde estamos si la participación en las elecciones autonómicas catalanas hubiera sido la misma que en las generales», explicó. Subrayó su respeto por los jueces y vituperó las presiones que a veces reciben, entre las que citó las habituales concentraciones a las puertas del Tribunal Supremo y de la Audiencia Nacional, pero expresó su opinión contraria a la situación en que se encuentran algunos de los dirigentes catalanes tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

«Me preocupa mucho la microdivisión en las familias, los vecinos... Yo he perdido muchos amigos por esta historia»

«Políticamente -apuntó-, sería bueno que las personas que van a ser candidatas en las elecciones de Cataluña no estuvieran en prisión preventiva. Primero, porque no podrían ejercer bien su función de candidato y, segundo, porque podrían tener incluso un plus emocional a su favor».

Ya en el turno de preguntas de los asistentes que se siguió a la conferencia, Borrell calificó de «insulto a los presos políticos de verdad» que se califique como tal a los actuales exmiembros del Gobierno catalán encarcelados.

«Lo que la Región de Murcia necesita es agua a un precio razonable y en un plazo razonable»

«Microdivisiones»

Expresó, además, su «gran preocupación por la microdivisión en el seno de las familias, de los grupos de amigos, entre los vecinos de la misma escalera... Yo he perdido muchos amigos con esta historia. La tensión emocional ha alcanzado unos límites lamentables, porque es un tema del que no se puede hablar racionalmente, donde los argumentos dejan de pesar, porque lo que se dice es más fruto de la emoción que de la razón. Y eso en una sociedad es muy peligroso».

«Nos gusta mucho inaugurar obras, pero los países que ganan las batallas son los que invierten en educación»

Para contrarrestar este proceso y vacunar a la sociedad, el exministro propuso «mucho respeto, mucha pedagogía, mucha comprensión y mucha paciencia», y aun así, advirtió, «tendrá que pasar tiempo para recoser las herida de la sociedad catalana».

«El problema de Cataluña es un problema entre catalanes, pero también es un problema en la relación con el resto de España; y es un problema de filosofía política de reconstrucción europea», sentenció.

Más

Fotos

Vídeos