Las borrascas de los últimos días elevan más de 30 centímetros el nivel del mar

Un ciclista pasea, ayer, por la cada vez más mermada playa de La Llana, en San Pedro del Pinatar, donde hace unos días se notó especialmente la subida de la marea./A. Gil / AGM
Un ciclista pasea, ayer, por la cada vez más mermada playa de La Llana, en San Pedro del Pinatar, donde hace unos días se notó especialmente la subida de la marea. / A. Gil / AGM

La subida de la marea reduce la anchura de muchas playas de forma muy sensible, aunque no ha habido daños de importancia

Juan Ruiz Palacios
JUAN RUIZ PALACIOS

Las borrascas de las últimas dos semanas han elevado más de 30 centímetros el nivel del mar, lo que ha propiciado que el agua haya 'devorado' una gran superficie de arena en algunas playas de la Región. No se han producido daños importantes, pero sí se han visto afectadas numerosas zonas de costa, que ahora tendrán que ponerse a punto de cara a las próximas vacaciones de Semana Santa. Los expertos señalan que las llamadas mareas meteorológicas están detrás del drástico aumento del nivel del mar, motivadas por cambios en la presión atmosférica y por las fuertes rachas de viento.

Manuel Vargas, investigador del Instituto Español de Oceanografía (IEO), explica que «las borrascas provocan descensos de la presión atmosférica. Como consecuencia de ello, el nivel del mar aumenta y el oleaje hace que el agua se adentre aún más en las zonas de arena».

Los datos de Puertos del Estado, dependiente del Ministerio de Fomento, revelan que el nivel del mar se incrementó en más de 30 centímetros el pasado fin de semana en la costa murciana. Este fenómeno se dejó notar en puntos turísticos como en Isla Plana (Cartagena), donde el mar se tragó amplias zonas de arena. Ayer, la marea subió hasta los 21 centímetros en ese mismo punto.

«Creemos que los temporales vendrán cada año con más fuerza», avisa un experto

Medidas con un mareógrafo

Precisamente, Puertos del Estado cuenta con un mareógrafo en Cartagena que ofrece información a tiempo real. Pero la llamada 'cota cero' se encuentra en Alicante, pues se trata de un punto en el que «las fluctuaciones son muy pequeñas».

En cuanto a los daños en las playas por los fenómenos meteorológicos, los expertos hacen hincapié en que hay que tener en cuenta la pendiente de las zonas de arena, pues es un factor del que depende que el agua invada más metros de arena cuando la marea sube.

En Lo Pagán, la subida de la marea hizo que el agua invadiera parte de la arena de Villananitos

«Creemos que los temporales harán cada vez más daño porque vendrán con más fuerza. El nivel del mar sube cada año más de tres milímetros en términos globales, cuando a mitad del siglo XX solo se incrementaba unos 1,5 milímetros», puntualiza Vargas. «Esos niveles se han duplicado desde entonces y el motivo no es otro que el calentamiento de la atmósfera, que incrementa la energía y la evaporación», añade el investigador del IEO. «Lo cierto es que las mareas meteorológicas no se pueden prever a largo plazo. Las mareas astronómicas, que se producen por la atracción del Sol y la Luna, sí son predecibles, aunque lo cierto es que se dan muy poco en el Mediterráneo debido a las escasas dimensiones de este mar», apunta.

La Llana, punto caliente

Las borrascas han dejado marcadas algunas playas de la Región. Hace un par de semanas, la subida de la marea provocó que el agua invadiera buena parte de la playa de Villananitos, en Lo Pagán. Juan Manuel Ruiz, investigador del IEO, explica que «las consecuencias del temporal se notaron en casi todas las playas. Las acumulaciones de arena formadas en Los Urrutias han desaparecido y el agua redujo bastante el área de arena seca en La Llana». Añade que «hemos pasado varios días en los que no hemos visto la acumulación de posídonea en la arena, y ha sido debido al temporal».

Ruiz relata que «el principal efecto de las bajas presiones es que han hecho que el mar se meta dentro de muchas playas, invadiendo la arena. Llevamos varias semanas así por estos fenómenos meteorológicos».

Desde la Consejería de Fomento admiten que no tienen datos específicos sobre estos hechos y aseguran que «se trata de fenómenos normales que suceden siempre en esta época del año». Este diario se puso en contacto con Demarcación de Costas, que eludió dar información.

El principal daño de estos fenómenos es económico. Vargas expone que «regenerar una playa cuesta mucho dinero, y más aún en zonas donde se vive del turismo». El investigador reflexiona sobre la subida del nivel del mar en los últimos 50 años. «Al paso que vamos se van a perder muchas playas. Hay un riesgo potencial de cara al futuro. Al final vamos a estar obligados a regenerar las playas o a hacer algún tipo de construcción que consiga defender la costa».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos