Bombero heroico y ejemplar

José Juan Murcia./LV
José Juan Murcia. / LV

Obituario de José Juan Murcia Aguilar, 'El Gilo'

JOSÉ BELMONTEMurcia

Justo en medio de otra tragedia, la del pequeño Gabriel en Almería, me llega la funesta noticia de la repentina desaparición de un hombre ejemplar y honrado que ejerció su noble profesión durante más de treinta años en el cuerpo de bomberos de la ciudad de Murcia. Una persona querida y respetada por sus compañeros y apreciada por sus muchos amigos. Aunque nunca buscó el protagonismo -procedía de una familia humilde y trabajadora-, tuvo oportunidad de demostrar su valía y su nobleza hace algunos años cuando, aun poniendo en riesgo su propia vida, rescató a dos menores en el incendio de una vivienda en la pedanía de El Palmar. Dos hermanos de dos y tres años que debieron imaginar, en medio de la nube de humo, que se trataba no de un bombero, sino del mismísimo ángel de la guardia.

José Juan, al que todos conocíamos como el Gilo en la pedanía de Los Dolores, donde vino al mundo hace sesenta y pocos años, fue, además, un conocido deportista. Jugó al fútbol, en sus años juveniles, en el Racing de La Flota, el equipo del también desaparecido y popular Pepe Tovar. Fue un jugador bravo, un sacrificado centrocampista capaz de echarse el equipo a la espalda y animar a los suyos en los peores momentos. Todo un carácter repleto de virtudes y buenos sentimientos.

Después, ya jubilado, la nostalgia de no haber asistido los suficientes años a la escuela del pueblo, le llevó, guiado por su curiosidad y sus ansias de saber, a matricularse en el Aula Sénior de la Universidad de Murcia, donde cursaba actualmente sus estudios. En ‘El club Dumas’, la conocida novela de Pérez-Reverte, uno de los personajes declara que el mundo es un naufragio donde Dios sólo salva a los suyos. José Juan, el Gilo, está, sin duda, entre esos pocos privilegiados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos