Bernabé asume el cargo con el reto de atajar el vandalismo con el AVE

Francisco Bernabé./J. C. Caval
Francisco Bernabé. / J. C. Caval

El nuevo delegado del Gobierno trabajará codo con codo con López Miras para que la alta velocidad y Corvera estén en marcha en 2018

MANUEL BUITRAGO y GREGORIO MÁRMOLCartagena

Francisco Bernabé llega con un cometido claro a la Delegación del Gobierno: que no se tuerzan las obras del soterramiento y de la llegada del AVE a Murcia, y que se abra lo antes posible el aeropuerto de Corvera. Su principal reto consistirá en resolver los problemas de seguridad en las vías, tras la sucesión de sabotajes que han colocado el proyecto en una situación límite, con la empresa constructora a punto de arrojar la toalla. El presidente López Miras confirmó ayer el relevo adelantado por 'La Verdad' y subrayó que Bernabé «reúne las condiciones idóneas para el cargo. Tiene el perfil adecuado».

El expresidente Pedro Antonio Sánchez mandó a Francisco Bernabé a Madrid como diputado del PP, cuando siendo consejero llevaba entre manos los proyectos del AVE y del aeropuerto. Y ahora es López Miras quien se lo trae de vuelta a la Región para llevar los mismos asuntos, aunque esta vez desde el despacho de la Delegación del Gobierno.

El presidente de la Comunidad quiere un representante del Gobierno de Madrid más proactivo en el año y medio que queda de legislatura autonómica, con un perfil político que le permitirá tomar la iniciativa de una forma más amplia que la de su antecesor, Antonio Sánchez-Solís de Querol.

Bernabé se estrena con un primer problema de seguridad encima de la mesa. Ayer rehusó hacer declaraciones hasta que el Consejo de Ministros apruebe esta mañana su nombramiento.

El cambio ha sido una apuesta directa y personal de López Miras ante la Presidencia del Gobierno de la Nación. Sánchez-Solís ha realizado una buena labor en la administración periférica del Estado, dejando trabajar a los diferentes departamentos a su cargo, indicaron ayer varios funcionarios. No obstante, el presidente murciano quería una persona de su «total confianza» y que conociera los proyectos estratégicos, unas cualidades que a su juicio reúne Bernabé. No por ello el jefe del Ejecutivo dejó de resaltar que Sánchez-Solís «ha hecho una labor que hay que reconocerle en la defensa del interés general de la Región. Todavía tiene cosas que aportar».

A diferencia de otros relevos en la Delegación del Gobierno en Murcia, este se produce en unas circunstancias excepcionales debido a los dos meses de protestas, manifestaciones, escraches y sabotajes en las obras del AVE, lo cual hace suponer que habrá cambios en el modo de actuar de la Delegación, que estará más compenetrada con el Gobierno regional y el Ayuntamiento de Murcia.

«Perfil municipalista»

Ayer, en declaraciones a los periodistas, López Miras insistió en que Francisco Bernabé reúne «cualidades idóneas» para ser delegado del Gobierno porque conoce de primera mano no solo los grandes proyectos estratégicos, sino también el funcionamiento de las tres administraciones. No en vano, fue alcalde de La Unión, consejero del Gobierno regional y diputado en el Congreso, que es el cargo que ocupaba actualmente.

Según el presidente, el hecho de que Bernabé haya sido alcalde le confiere un «perfil municipalista» que le ha permitido conocer todas las circunstancias que afectan a la Administración local, la más cercana a los ciudadanos.

Por lo que respecta al conflicto sobre la llegada del AVE a Murcia, Bernabé se ha mostrado especialmente combativo en las redes sociales para defender la firmeza del compromiso del Gobierno de la Nación de soterrar las vías.

Este asunto, que se ha traducido en continuas protestas ciudadanas y cortes de la vía del tren, pero que además ha degenerado hasta desembocar en una serie de actos vandálicos protagonizados por pequeños grupos de incontrolados, constituía desde hace semanas una de la principales preocupaciones de Sánchez-Solís, quien también ha tenido que atender otro frente de gran impacto social con la excepcional avalancha de pateras a las costas de la Región, junto a los motines registrados en el centro de internamiento de extranjeros.

«El PP entra en campaña»

Los partidos de la oposición vieron ayer clara la intención política en el nombramiento de Bernabé, y dieron por iniciada la campaña electoral. El portavoz de Ciudadanos en la Asamblea Regional, Miguel Sánchez, dijo que «se nota que el PP ya se ha puesto en modo campaña electoral. Sitúa a una persona conocida y de enjundia y, sobre todo, político, para afrontar los grandes retos que quedan de aquí a los comicios», dijo Sánchez, quien calificó a Bernabé de «animal político».

Ciudadanos consideró que su nombramiento como delegado del Gobierno en la Región «responde claramente a la intención de reforzar el perfil político del puesto», dijo Miguel Sánchez, quien consideró la maniobra desacertada. «Precisamente ahora, con frentes abiertos como la llegada del AVE, el aeropuerto de Corvera o la oleada de pateras, creemos que lo que se necesitaba en el cargo no era tanto un político al que se premia su fidelidad y seguidismo, sino más bien un 'desatascador', alguien predispuesto más al diálogo que a anuncios grandilocuentes».

También para la diputada nacional del PSOE por Murcia María González Veracruz hay que interpretar la designación de Bernabé como un gesto político. «Es una prueba de que el PP está en campaña electoral. Hay pocos políticos como Bernabé que sepan vender las motos como él las sabe vender», dijo tras apuntar que «hay que tener cuidado con las cosas que dice, porque en la mayor parte de los casos, por desgracia para la Región, no se cumplen». González Veracruz señaló que el hecho de que Bernabé haya sido elegido para relevar a Antonio Sánchez-Solís al frente de la Delegación del Gobierno dará más visibilidad a esta institución.

Los socialistas reprocharon que es una «pésima noticia» para la Región de Murcia que en tiempos en los que hace falta consensos y acuerdos, el Gobierno de la Nación «ponga al frente de la Delegación a un dirigente que allí donde ha estado, ha demostrado que es incompetente y sectario», dijo el portavoz Francisco Lucas. Lamentó que «hayamos perdido tantos años con la mala gestión del hasta ahora delegado del Gobierno, «quien no ha hecho absolutamente nada en beneficio de la Región. Después de veintidós años sin solucionar los principales problemas, el PP se radicaliza aún más con este nombramiento».

Para Podemos, «es un error estratégico por parte del Gobierno del Partido Popular esta designación y en este contexto, por lo que estaremos vigilantes al comportamiento que tenga el nuevo delegado del Gobierno a partir de este momento», advirtió el secretario regional, Óscar Urralburu.

Reacciones

Óscar Urralburu. Podemos
«Es una mala noticia; no tiene sensibilidad». El secretario regional de Podemos, Óscar Urralburu, calificó de «mala noticia» la designación de Bernabé como delegado del Gobierno, ya que su trayectoria «se caracteriza por la falta de sensibilidad para atender las demandas de la ciudadanía. Bernabé es el político recordado por reírse de los murcianos cuando dijo en 2015 que podríamos ir a Madrid en AVE a tomarnos las uvas para recibir al 2016, mostrando una total distancia entre lo que dice y piensa y los intereses de la ciudadanía».
Francisco Lucas. PSRM-PSOE
«Ha hecho daño a las infraestructuras». El vicesecretario general y portavoz del PSRM-PSOE, Francisco Lucas, denunció que Bernabé es «el consejero que más daño ha hecho a las infraestructuras de la Región. Lo único que ha hecho ha sido perjudicar a los murcianos. El mejor ejemplo de ello es el AVE, con infinidad de incumplimientos y promesas que han quedado en nada. Tomó decisiones pésimas sobre el aeropuerto de Corvera, perjudicando las arcas públicas y, evidentemente, a toda la ciudadanía».

Más

Fotos

Vídeos