Bermúdez: «En Cataluña no se promueve la exclusión de los contrarios a la independencia»

Emiliano Bermúdez./
Emiliano Bermúdez.

El presidente de la Casa de Murcia en Barcelona se reúne con López Miras y le agradece su «sensibilidad e interés» tras los atentados

MARÍA AGUILARMurcia

«Desde el minuto uno estuvieron pendientes de la situación y preocupados por si había algún murciano o alguna persona relacionada con Murcia entre las víctimas mortales o entre los heridos», explicó ayer Emiliano Bermúdez, presidente de la Casa Regional de Murcia en Barcelona, para definir la actitud del Gobierno de la Región tras lo atentados yihadistas del 17 de agosto.

Bermúdez realizó tales consideraciones tras mantener ayer una reunión con el presidente murciano, Fernando López Miras, en la que intercambiaron impresiones y preocupaciones por lo ocurrido.Pero, fundamentalmente, Bermúdez aprovechó para agradecer al Gobierno de Murcia su «sensibilidad» con el pueblo catalán tras los ataques terroristas.

Esta casa regional, fundada en el año 1929 y, por tanto, la más antigua del país, estima conforme a sus registros que, en el área metropolitana de Barcelona, hay una población de unos 120.000 murcianos. Un colectivo que, afirmó el presidente, «está integrado perfectamente en la sociedad catalana».

En toda el área metropolitana existe una población de 120.000 murcianos, que están «integrados perfectamente» «Pedimos al Gobierno de la Nación que, si es necesario, proteja la legalidad y haga cumplir el Estado de Derecho»

«Un crisol de culturas»

Bermúdez hizo hincapié en que «no todas las personas en Cataluña son proclives al independentismo». Y destacó que, según los últimos datos, el 52% de los catalanes están en contra del 'procés'. Asimismo, defendió el «crisol de culturas» que es Cataluña y la importante contribución de los emigrantes de otras partes de España para que esa comunidad sea hoy lo que es.

«La sociedad catalana está compuesta por gente que tiene padres, abuelos o bisabuelos de origen extremeño, andaluz, gallego o murciano. Y todos ellos han contribuido a la realidad social y económica de Cataluña hoy. Esto no debemos olvidarlo», puntualizó.

Sin embargo, Bermúdez también expresó su preocupación por la situación de quienes están en contra de la autodeterminación y pidió al Gobierno de la Nación que «proteja» a los ciudadanos catalanes que no quieren dejar de ser españoles. «Pedimos al Ejecutivo que, en un momento determinado, proteja la legalidad y haga cumplir el Estado de Derecho. Y si no se cumple, hay unos sistemas legales con los que actuar», aseveró.

Solidaridad y unidad

Por otra parte, aludió a la imagen que se percibe de Cataluña en el resto del Estado y pidió que, desde las demás comunidades, «no se estigmatice a los catalanes».

Además, aseguró que la visión que se tiene en España sobre Cataluña y el supuesto rechazo que sufren las personas no afines a las ideas independentistas es totalmente falsa. «No hay una situación de exclusión que ataque especialmente a los que no somos proclives a la independencia catalana», subrayó. «Desde un punto de vista mediático puede parecerlo, pero en Cataluña nadie se siente atacado ni excluido».

Ante la solidaridad recibida desde toda España tras los atentados, el presidente de la Casa Regional en Barcelona estuvo de acuerdo con el presidente López Miras en la importancia de la unidad contra el terrorismo. Este último se desplazará hoy a la Ciudad Condal para la manifestación de repulsa por los ataques terroristas.

Desde el Gobierno regional también se defendió el sentimiento de fraternidad que, desde Murcia, se tiene con la comunidad catalana. «Es una sociedad muy parecida a la murciana, muy cruzada, con gran cantidad de influencia de culturas y, en definitiva, muy mediterránea», explicó el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Andrés Carrillo, también presente en la reunión. El consejero aprovechó además para alabar y destacar «la gran influencia social» que la Casa Regional de Murcia tiene en Barcelona.

Fotos

Vídeos