La batalla de las terapias respiratorias se extiende por España

Los neumólogos desmienten al gerente del SMS y aseguran que la adherencia al tratamiento llega al 70%

J. P. PARRA MURCIA

Casi 30.000 personas duermen en la Región con una CPAP a su lado, una máquina de presión positiva que manda un chorro de aire hacia las vías respiratorias del paciente, impidiendo así que se cierren y se produzca la apnea del sueño. Cada año, el Servicio Murciano de Salud (SMS) destina más de nueve millones de euros al alquiler de estos dispositivos, un coste que la Administración considera excesivo y fruto de una situación de «cierto monopolio» en el sector. Por ello, el SMS ha convocado un nuevo concurso con el que pretende reducir en más de un 30% los precios de las terapias respiratorias domiciliarias, entre ellas la CPAP.

Como adelantó 'La Verdad', la reacción empresarial no se ha hecho esperar: la patronal ha interpuesto un recurso y las grandes empresas que a día de hoy ofrecen el servicio han optado por no presentarse. En este río revuelto han aparecido otros dos gigantes empresariales hasta ahora ajenos a la sanidad, Ferrovial y Acciona, con la esperanza de ocupar el hueco. Se ha desatado así una guerra sin cuartel en la que están en juego muchos millones de euros, y a la que asisten, entre atónitos y preocupados, pacientes y profesionales.

La batalla, en realidad, se libra en todo el Sistema Nacional de Salud. La patronal ya impugnó el concurso de terapias respiratorias que lanzó, con ánimo de ahorrar, la Comunidad de Madrid en 2012. En Cataluña, la Generalitat terminó por suspender el proceso que inició en 2016. En Castilla-La Mancha, y según informó 'Redacción Médica', la Junta acaba de dejar fuera del concurso a Ferrovial y Acciona -las dos empresas que optan a quedarse con el servicio en Murcia- por no cumplir con los criterios establecidos en los pliegos.

El director gerente del SMS, Asensio López, advirtió de que el coste actual en Murcia es excesivo porque se pagan más de nueve millones por las CPAP cuando «entre el 60% y el 70% de los pacientes abandonan» las máquinas, porque «hacen ruido y son incómodas». Por ello, explicó, los pliegos del nuevo concurso establecen una prima que las empresas solo cobrarán si el paciente sigue el tratamiento de forma correcta. Estas declaraciones han indignado a los neumólogos. «Desconozco de donde saca esos datos el señor gerente, pero en nuestra experiencia, el nivel de adherencia de los pacientes con CPAP es de cerca del 70%», advierte Julián Caballero, jefe de la Unidad del Sueño del Morales Meseguer. Se trata de una adherencia similar a la que se alcanza en cualquier tratamiento de enfermedades crónicas, subraya. Asensio López responde que en áreas como Cieza no se pasa del 40%. Las cifras reflejan, en definitiva, la disparidad entre aquellas áreas de salud que cuentan con unidades especializadas y las que no disponen de ellas.

Quienes sufren esos desequilibrios son los pacientes. «Las CPAP no son un tratamiento ni incómodo ni ruidoso», advierte Julián Caballero. «Solo lo son cuando no se utilizan correctamente», señala. Y, por lo general, no se usan correctamente allí donde los pacientes no pueden acceder a unidades como la del Morales Meseguer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos