Las barreras fiscales y laborales impiden un mayor crecimiento de las empresas familiares

Estos negocios resistieron mejor la crisis que el resto de compañías, pero están más endeudados

A. N.MURCIA

Las empresas familiares de la Región resistieron mejor los años de crisis económica que las compañías de estas características del resto del país y que aquellas firmas de la Región que no tienen detrás un proyecto familiar. Esa es una de las principales conclusiones del último informe elaborado por el Consejo Económico y Social (CES) sobre la salud de la empresa familiar en la Región y sus posibilidades de mejora, obra de los investigadores Ángel Luis Meroño, Antonio Duréndez y Antonia Madrid.

Estos expertos, ligados a la Cátedra de Empresa Familiar Mare Nostrum, analizaron para su estudio cerca de 97.000 empresas, 3.000 de ellas murcianas, en el periodo entre 2011 y 2015, unos años marcados por los envites de la crisis. Llegaron a la conclusión de que las empresas murcianas aguantaron mejor este periodo de recesión que sus homólogas a nivel nacional. La mortalidad de estas firmas fue, concretamente, de un 7,2%, frente al 8,4% nacional.

El informe pone de manifiesto, no obstante, que las empresas familiares, posiblemente por su empeño en superar estos años de intensa crisis, están más endeudadas que aquellas que no dependen de un grupo familiar. Una tendencia que los autores del informe achacan a la recesión y que creen que se podría revertir en los próximos años.

El informe del CES -a cuya presentación acudió Marian Cascales, presidenta de Amefmur- ofrece una imagen clara de la importancia que estos negocios tienen en la Región. No en vano, suponen el 92,5% del empresariado murciano y el empleo generado por ellas es el 85% del total creado por sociedades.

Las compañías de la Región son, por lo general, más jóvenes que las del panorama nacional -el 70% tiene menos de 25 años- y se concentran en el comercio y los servicios (58%) y en la industria (25%). Su tamaño es otra de las cuestiones que llamó la atención de los investigadores, ya que un 88,5% de las empresas tienen menos de 50 empleados. Ángel Luis Meroño achacó este dato a las «barreras fiscales y laborales» que obstaculizan un mayor crecimiento de esas compañías. Los autores del informe sugieren, entre otras cuestiones, adecuar el contexto fiscal y laboral a la realidad de las empresas para que estas puedan ganar más tamaño y competitividad.

Fotos

Vídeos