La 'autovía del bancal' puede sufrir los efectos colaterales del desafío independentista

El ministro Íñigo de la Serna y el presidente López Miras firman el convenio en Madrid, ayer./EFE
El ministro Íñigo de la Serna y el presidente López Miras firman el convenio en Madrid, ayer. / EFE

El ministro y el presidente firman el convenio, pero las obras dependen ahora de que se aprueben los Presupuestos del Estado, frenados a su vez por el conflicto de Cataluña

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

El desafío independentista en Cataluña tiene muchos efectos directos y colaterales, y uno de los principales son los Presupuestos Generales del Estado del año que viene que están en estos momentos huérfanos de suficientes apoyos parlamentarios para su aprobación, debido al desmarque del Partido Nacionalista Vasco por el conflicto catalán. De las próximas cuentas estatales depende que las obras de la 'autovía del bancal' puedan iniciarse el año que viene, según comentó ayer el presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, después de la firma del convenio con el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, para acometer este proyecto.

El Ministerio financiará esta inversión con 110 millones de euros repartidos en cuatro anualidades, los cuales deben tener reflejo en los Presupuestos del Estado. La licitación y gestión de las obras están en manos de la Consejería de Presidencia y Fomento. Esto llevó ayer al presidente de la Comunidad a manifestar que «ahora es importante el compromiso de todas las fuerzas políticas para que se aprueben los Presupuestos de 2018 y que este protocolo pueda materializarse» y se ejecuten las obras.

Ministerio y Comunidad Autónoma desbloquearon este proyecto que quedó congelado en el año 2010 debido a los recortes efectuados en plena crisis económica, que vació las arcas estatales. El tramo entre Zeneta y Santomera -la continuidad del nuevo pasillo entre el Mar Menor y el interior de la Región- quedó a expensas de este convenio rubricado ayer. Para iniciar las obras se consignarán 11,3 millones el año que viene, sobre un total de 110 millones que incluyen las expropiaciones de terrenos. Se trata de un tramo de 11 kilómetros que tiene un coste elevado debido a las características de las obras, ya que hay que sortear una zona con una alta densidad urbanística y agrícola, en la que se tratará de minimizar el impacto con un falso túnel y tres viaductos.

López Miras apela al compromiso de los partidos para aprobar las cuentas del Estado y ejecutar los trabajos

«Hemos firmado un protocolo para tratar de dar solución a un problema enquistado a lo largo del tiempo, y con este contrato que hemos firmado habilitamos el compromiso para que en los Presupuestos Generales de 2018 pueda figurar una partida para llevar a cabo esta actuación», manifestó el ministro Íñigo de la Serna. Indicó que el objetivo es que las obras comiencen el año que viene y recalcó que este contrato «forma parte de los compromisos del Ministerio, compromisos que pueden ir más rápido o más despacio pero que no se incumplen».

La intención de la Consejería de Fomento es que los cuatro años puedan reducirse a tres. López Miras recordó que se trata de «una infraestructura clave» para la Región, que mejorará las comunicaciones con la costa, aliviará el tráfico de la A-30 y la A-7 y completará el futuro eje Almansa-Yecla- San Javier.

Tres tramos

El primer tramo de 29,4 kilómetros entre San Javier y Zeneta fue ejecutado y puesto en servicio por la Consejería de Fomento en el año 2011, con una inversión de 111 millones por parte de la Comunidad Autónoma. El tramo que falta lo costeará el Ministerio. El trazado se dividirá en tres tramos, el primero entre Zeneta y la carretera de Beniel, que tendrá una longitud de tres kilómetros y un coste de 30 millones. El segundo, de 4 kilómetros, llegará hasta Santomera, con un presupuesto de 45 millones. La última parte, con otros 4 kilómetros, terminará en la autovía A-7, con un coste de 25 millones.

El presidente mostró su agradecimiento al ministro «por su compromiso con la Región y por impulsar esta infraestructura», y destacó que «a este hito histórico se unen otros avances en materia de infraestructuras, como el desbloqueo de la variante de Camarillas, la autovía del Reguerón o la reciente inauguración del tramo Jumilla-Yecla, que puso fin al aislamiento de más de 30 años del Altiplano».

Fotos

Vídeos