El autor del informe sobre El Beal denuncia la agresión de un compañero

Técnicos del Seprona, durante la inspección realizada el pasado mes de abril.
Técnicos del Seprona, durante la inspección realizada el pasado mes de abril. / Antonio Gil / AGM

LA VERDADMURCIA

El autor de los informes sobre la contaminación minera en el colegio de El Llano de El Beal, José Matías Peñas, denunció ayer ante la Policía Nacional una presunta agresión por parte de otro investigador vinculado a la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT), cuyas iniciales se corresponden con I. G. Según asegura en la denuncia, el supuesto agresor le agarró de la barba y le dio un manotazo el martes por la tarde, mientras le gritaba: «Te has pasado tres veces con mi jefa». Se refería, presuntamente, a la vicerrectora de Investigación de la UPCT, Beatriz de Miguel, y a los desencuentros entre José Matías Peñas y la universidad a raíz de los estudios que este estudiante de doctorado ha desarrollado sobre los residuos mineros en El Llano de El Beal.

El incidente, según explica Matías Peñas en la denuncia, se habría producido sobre las seis y cuarto de la tarde del martes en la UPCT. En un comunicado, la organización Consumur se solidarizó con el investigador, aunque situó la agresión en «la madrugada» del martes. Consumur «considera inaceptable esta agresión, que es, además, una forma de presionar al investigador para que paralice su trabajo. Los resultados publicados ponen de manifiesto una situación muy grave, con importantes consecuencias para la salud y calidad de vida de la población», advirtió la organización.

Como informó 'La Verdad' este martes, un estudio encargado por la Dirección General de Medio Ambiente ha confirmado que la acumulación de plomo y arsénico en algunas zonas del colegio de El Llano de El Beal ha supuesto un riesgo para la salud de los alumnos, tal y como había advertido previamente Matías Peñas.

Matías Peñas mantiene un enfrentamiento con la UPCT a raíz de sus investigaciones

La Universidad Politécnica de Cartagena no quiso ayer pronunciarse sobre el fondo de la cuestión, de la que no tiene más constancia que las informaciones vertidas en el correo interno de la comunidad universitaria, pero calificó de «inverosímiles» las afirmaciones vertidas sobre la vicerrectora. «No damos ninguna credibilidad al asunto», remarcaron desde el equipo de dirección, que puntualizó que la UPCT está aún cerrada «y solo quedan en uso algunos laboratorios que requieren un mantenimiento continuo».

Fotos

Vídeos