La «ausencia de previsión» marcó durante años la gestión de las listas de espera

Sanitarios, en plena intervención quirúrgica en La Arrixaca./Nacho García / AGM
Sanitarios, en plena intervención quirúrgica en La Arrixaca. / Nacho García / AGM

La Intervención de la Comunidad subraya la falta de una planificación anual hasta 2016

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRAMurcia

El Servicio Murciano de Salud (SMS) hizo frente hasta 2016 a las listas de espera quirúrgicas sin «una planificación anual sobre la demanda asistencial prevista». Esta «ausencia de previsión» llevó a «la utilización anual y recurrente de los denominados planes de choque», que no obedecían «a sucesos imprevisibles que afectaran a la demanda», sino precisamente a la falta de una programación a más largo plazo. Así se desprende de las conclusiones de un informe de la Intervención Delegada de la Comunidad elaborado este año, al que ha tenido acceso 'La Verdad'.

El documento analiza, en concreto, dos procesos de cirugía menor entre los años 2011 y 2015: la extirpación radical de lesiones malignas subcutáneas y las incisiones con drenaje de piel y tejido subcutáneo. Pero las conclusiones del informe no solo son por completo extrapolables al resto de cirugía programada, sino que confirman las lagunas en la gestión de las derivaciones a centros concertados de las que ya advirtieron auditorías anteriores de la Intervención. También una reciente respuesta del SMS a una petición de información de la Asociación de Usuarios de la Sanidad, amparada por el Consejo de la Transparencia, dejó en evidencia la ausencia de documentos internos en los que conste una planificación a medio y largo plazo hasta finales de 2015, cuando se aprobó por fin un Plan Integral de Gestión de Listas de Espera Quirúrgica que, en todo caso, no entró en vigor hasta enero de 2016, según se recoge en la documentación aportada por el SMS a la Intervención.

1 Sin planificación
«No consta que desde la entidad (Servicio Murciano de Salud) se lleve a cabo una planificación anual sobre la demanda asistencial prevista y la utilización de las medidas alternativas existentes para su atención». En definitiva, hay «ausencia de previsión».
2 Planes de choque
«Esta ausencia de previsión queda reflejada en la utilización anual y recurrente de los denominados planes de choque, sin que se tenga conocimiento en esta Intervención de que hubieran ocurrido sucesos imprevisibles que afectaran a la demanda asistencial» .
3 Sin criterios definidos
«No hay constancia de la existencia de criterios explícitamente definidos fundamentados en variables observables y medibles que hagan objetivable la elección entre las distintas opciones utilizadas por el SMS para atender la demanda asistencial».4 Derivaciones. «En cuanto a la elección del centro concertado, no existe ningún criterio objetivo formalmente establecido para la determinación del mismo. Esto tiene como consecuencia la concentración de las derivaciones de cada área en determinados centros concertados».
5 Sin cálculos de costes
«No hay constancia de la realización de estudios o informes para la determinación de las tarifas aplicables a la prestación de servicios concertados de asistencia sanitaria adecuadas al precio general de mercado», advierte la Intervención.

La auditoría advierte de que «no consta que desde la entidad (el SMS) se lleve a cabo una planificación anual sobre la demanda asistencial prevista y la utilización de las medidas alternativas existentes para su atención». Esta «ausencia de planificación» se acompaña de la falta de «criterios explícitamente definidos» que hagan «objetivable la elección entre las distintas opciones utilizadas por el SMS para atender la demanda asistencial». Es decir, los conciertos, la actividad en jornada ordinaria o las horas extraordinarias (peonadas). Se observa, además, «una gran variabilidad entre las áreas en los responsables de adoptar la decisión y en el procedimiento a seguir en cada caso». Mientras el área III (Lorca) derivó entre 2011 y 2015 el 48% de las intervenciones de cirugía menor analizadas en el informe, las áreas de Cartagena, Mar Menor y Vega Alta del Segura (Cieza) no enviaron a ningún paciente a clínicas concertadas para someterse a estas operaciones. «Se desprende, por tanto, que el modo de gestionar estas derivaciones es muy diferente en cada una de las áreas del SMS», concluye la Intervención Delegada.

La auditoría advierte de «la concentración de las derivaciones» en determinados centros sin que haya criterios claros que lo justifiquen

Pero, además, «no existe ningún criterio objetivo formalmente establecido» que aclare la elección de los centros concertados. «Esto tiene como consecuencia la concentración de las derivaciones de cada una de las áreas de salud en determinados centros, y la coincidencia entre el facultativo que deriva con un mismo centro concertado, sin que dichas circunstancias obedezcan a ninguna explicación objetiva conocida por esta Intervención Delegada».

El Hospital Quirón concentró en 2013 y 2014 más de la mitad de la facturación por las intervenciones quirúrgicas analizadas (la extirpación de lesiones malignas subcutáneas y otras incisiones con drenaje de piel y tejido subcutáneo). En concreto, 352.820 euros en 2013 y 411.544 en 2014. Sin embargo, en 2015 este centro apenas facturó 4.740 euros, mientras las clínicas San José (Alcantarilla) y Virgen del Alcázar (Lorca) pasaron a ser las clínicas que más derivaciones recibieron. «No hay constancia de que haya ocurrido ningún hecho que explique esta variación», señala la auditoría. De nuevo, se constata la ausencia de procedimientos documentados que impidan la arbitrariedad.

En todo caso, el coste global en derivaciones en estas intervenciones de cirugía menor se redujo en 400.000 euros entre 2013 y 2015, fruto del descenso de derivaciones para la extirpación de lesiones subcutáneas. Cada año se llevaron a cabo, aproximadamente, unas 4.000 intervenciones de este tipo.

Mejora desde 2016

La Intervención destaca que la Subdirección General de Atención Sanitaria y de Continuidad Asistencial del SMS elaboró en diciembre de 2016 un informe titulado 'Justificación de actuaciones realizadas por la gestión de listas de espera quirúrgica' «en el que se describen los procesos seguidos para determinar la utilización de la autoconcertación y de la derivación a centros privados concertados»». Este documento supone, según destaca la Intervención, «un avance importante en la mejora de la gestión de dichos procedimientos». Sin embargo, el impacto de esta medida no es analizado por la auditoría, ya que es posterior al periodo estudiado.

En sus alegaciones, el SMS subraya que a finales de 2015 se puso en marcha un plan integral para la gestión de la lista de espera quirúrgica, y que, desde entonces, se lleva a cabo «una adecuada planificación con carácter trimestral por las gerencias de las áreas», evitando «la realización extemporánea de planes de choque». Además, «a lo largo de 2016, se ha trabajado intensamente en la elaboración de los criterios de utilización de los distintos recursos existentes». Asimismo, se fijaron objetivos como la eliminación de las esperas superiores a los 365 días y el rendimiento de los quirófanos de los hospitales públicos por encima del 75%. También se han establecido «mecanismos de evaluación de la actividad quirúrgica».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos